reunion anual cardiologia clinica

Científico

Secciones - Clinica y Extrahospitalaria -

El mismo estudio descubrió que los hombres en estas mismas situaciones de difícil convivencia son más propensos a sentirse deprimidos pero a diferencia de las mujeres no se enfrentan a un mayor riesgo de síndrome metabólico.

 

La tensión matrimonial eleva en las mujeres el riesgo de depresión y síndrome metabólico, un grupo de factores de riesgo de enfermedad cardiaca, ictus y diabetes, según sugiere un estudio de la Universidad de Utah en Salk Lake City (Estados Unidos). Los resultados del trabajo se han hecho público en la reunión anual de la Sociedad Psicosomática Americana que se celebra en Chicago.

El síndrome metabólico se caracteriza por cinco síntomas: hipertensión, obesidad en la cintura, azúcar alta en sangre, niveles elevados de triglicéridos y bajos en HDL o colesterol bueno.

Los investigadores se planteaban que los aspectos negativos de los matrimonios como discusiones o enfados, se asociarían con niveles elevados de síndrome metabólico y anticipaban que esta relación se debía en parte a síntomas depresivos. Los resultados mostraron que esto era así en las esposas pero no en los maridos.

Según explica Nancy Henry, directora del estudio, "la diferencia de género es importante porque la enfermedad cardiaca es la causa principal de muerte en mujeres y hombres y seguimos descubriendo mucho sobre cómo las relaciones y el malestar emocional se asocia a la enfermedad cardiaca".

Otro estudio asociado a este y sobre el papel de la calidad del matrimonio en la enfermedad cardiaca muestra que los antecedentes de divorcio se asocian con enfermedad coronaria.

Los investigadores reclutaron para ambos estudios a 270 parejas que habían estado casadas durante una media de 20 años y que tenían entre 40 y 70 años de edad.

Cada pareja completó varios cuestionarios que incluían 10 escalas: tres evaluaban los aspectos positivos de la calidad del matrimonio como el apoyo mutuo, el cariño y la amistad y la confianza; tres medían los aspectos negativos como las discusiones, la hostilidad y la dimensión de los desacuerdos en aspectos como los hijos, el sexo, el dinero y la familia política; y cuatro examinaban los síntomas de depresión. Además, los participantes acudieron a una clínica universitaria para registrar exámenes sobre las características que integran el síndrome metabólico.

Los resultados del trabajo mostraron que las mujeres que decían sentir una mayor tensión marital eran más propensas a informar de síntomas depresivos y más síndrome metabólico. Por otro lado, los hombres decían experimentar más síntomas depresivos pero ni la tensión matrimonial ni la depresión se asociaron con sus niveles de síndrome metabólico.

Según explica Henry, "sabemos de estudios previos que las mujeres son más sensibles y reactivas ante los problemas de las relaciones que los hombres. Los resultados del estudio sugieren que estos problemas podrían afectar a su salud. Conocer la salud emocional y de la relación de las parejas podría ser un importante factor para comprender la salud física. Mejorar las relaciones íntimas podría ayudar al bienestar emocional y físico".