reunion anual cardiologia clinica

Científico

Secciones - Clinica y Extrahospitalaria -

La fibrilación atrial, la forma más común de arritmia cardiaca, y de las más graves, se deriva de un gen encargado de transportar fuera y dentro del núcleo celular otras moléculas.

 

Los defectos en un gen conocido como NUP155, un componente clave del llamado complejo del poro nuclear, conducen a la arritmia cardiaca en pacientes con dos copias anormales del gen, según un estudio de la Clínica Cleveland en Ohio (Estados Unidos) que se publica en la revista Cell.

Mientras que un corazón normal late a un ritmo de entre 70 y 80 veces por minuto, en la fibrilación atrial la tasa puede alcanzar los 300 latidos por minuto. A medida que la población envejece, la incidencia de la enfermedad aumenta y se estima que el 15 por ciento de los ictus se deben a este tipo de arritmias.

En la mayoría de las personas, la enfermedad se produce por una compleja interacción de factores ambientales y genéticos. En aproximadamente el 30 por ciento, sin embargo, la enfermedad está ligada directamente a genes únicos que pasan de generación en generación. En algunas familias, estos genes han sido vinculados a los canales de calcio, pero en muchos casos se desconoce la función de los genes responsables de la enfermedad.

Los investigadores habían seguido previamente el gen responsable de la fibrilación atrial en una familia hasta una región del cromosoma 5. Los miembros de la familia con dos copias de la variante desarrollan síntomas de la enfermedad y pueden sufrir muerte súbita en la infancia. Los investigadores han descubierto ahora que la causa es el gen NUP155.

Los científicos han estudiado modelos experimentales con la mutación en el gen NUP155 y han descubierto que aquellos con dos copias del gen mutado mueren muy pronto pero con una sola copia viven y muestran signos de fibrilación atrial.

Los autores del trabajo han descubierto que la pérdida del funcionamiento total de NUP155 produce un problema determinado en el transporte del ARN mensajero que codifica un gen conocido como proteína de choque calórico 70 (Hsp70) fuera del núcleo celular y en el movimiento de la proteína Hsp70 de vuelta.

Según explica Qing Kenneth Wang, director del estudio, "Hsp70 tiene un importante papel en la protección del corazón frente a daños por estrés. Pensamos que cuando NUP155 está mutado conduce a un declive en la expresión de Hsp70 y el corazón está desprotegido de los daños. Esto podría explicar por qué las personas desarrollan fibrilación atrial".

Según los investigadores, la identificación molecular de NUP155 como un gen de la fibrilación atrial podría también facilitar el desarrollo de nuevas herramientas de diagnóstico para detectar pronto la enfermedad y quizás incluso prevenirla.