Ariadna APP
eCardio
Problemas frecuentes en insuficiencia cardiaca para el clínico
Convocatoria abierta
Revista Española de Cardiología marzo 2020

Cursos SEC

4 de diciembre de 2019 - 4 de febrero de 2020

18 de diciembre de 2019 - 18 de febrero de 2020

15 de enero de 2020 - 16 de marzo de 2020

22 de enero de 2020 - 23 de marzo de 2020

22 de abril de 2019 - 22 de abril de 2020

1 de septiembre de 2019 - 31 de agosto de 2020

Másteres y Posgrados

Matrícula abierta hasta el 11 de noviembre

Preinscripción hasta el 30 de septiembre

Matrícula abierta hasta el 30 de septiembre

Matrícula abierta hasta el 30 de septiembre

CardioTV

Comunicación

Revista Española de Cardiología

Número 3

Número 3

Marzo 2020
Vol. 73. Núm. 3.
Páginas 191-272


Ver revista

Ver archivo

REC: Interventional Cardiology

Número 1

Número 1

Enero-Marzo 2020
Vol. 2. Núm. 1.
Páginas 1-67


Ver revista

Ver archivo

REC: CardioClinics

Número 1

Número 1

Enero-Marzo 2020
Vol. 55. Núm. 1.
Páginas 1-58


Ver revista

Ver archivo

Este artículo tiene más de 1 año de antigüedad

Ponga un DAI en su vida

| Cardiología Hoy

Los desfibriladores automáticos implantables (a quienes familiarmente todos llamamos DAI) han sido un formidable avance en la cardiología. Un verdadero salto de gigante. Cada vez funcionan más fiablemente detectando las arritmias letales y tratándolas de inmediato. Sofisticada y finamente (la sobrestimulación, porque la descarga sigue siendo algo más brutal según los que lo experimentan). 

Los colegas electrofisiólogos los implantan con fervor y eficacia. Se sienten felices porque salvan vidas. Y los fabricantes también, porque se están forrando. Legítimamente. Los clínicos, por nuestra parte, lo tenemos muy fácil. Las “guías” nos señalan con toda claridad a qué pacientes debemos indicarlo. Y de forma tan sencilla que solo tenemos que ponderar tres variables: la etiología de la disfunción ventricular, la fracción de eyección y los antecedentes de arritmia letal. Todo clínico. Sin técnicas de imagen complejas ni análisis especiales. Estupendo.

Por cierto y entre paréntesis, un inciso. A ver si de una vez dejamos de referirnos a los “antecedentes de muerte súbita”. Por favor, menos papanatismo con traducir del inglés sin pensar. Se trata de pacientes reanimados (mejor que “resucitados”) de una arritmia letal. No padecieron una muerte súbita. Si hubiera sido así, no estarían paseándose después con su DAI. No puede decirse de un paciente que tiene "antecedentes de muerte súbita" o ha sufrido "una muerte súbita (¡o varias!) abortada". Muerte en castellano es cese de la vida. Es, por tanto, irreversible, final, fatal, terminal, ¡kaputt! Si fue súbita es que el paciente falleció de forma repentina. Pero ni el equipo médico lo salvó ni el paciente vivió después; si fue así es que no estaba muerto. Solamente había sufrido un paro cardiaco, un colapso cardiovascular o una arritmia letal, que sí pueden reanimarse y eventualmente luego prevenirse con nuestros DAI.

Algún pero tenía que haber en el idílico paisaje de los DAI. Dos son claros. El primero de carácter científico. Las indicaciones vigentes son demasiado liberales porque de intento prefieren pasarse que quedarse cortas. Lo que lleva a que muchos DAI implantados nunca llegan a descargar; ni siquiera a aplicar terapia de sobrestimulación. Es decir, que los pacientes que los llevan no presentan arritmias subsidiarias de esta terapia. En esta época de restricciones económicas, mucho ganaríamos detectándolos de antemano. Ahí hay un posible nicho de ahorro importante. Además, libraríamos a estos pacientes de llevar el DAI. Que no siempre es un lecho de rosas ni física- ni psicológicamente. Pero parece que los implantadores están poco -y los fabricantes nada- interesados en restringir las indicaciones. Se han limitado a fabricar DAI más sencillos (un poco más baratos) para los pacientes en quienes verosímilmente descargarán poco o nada.

El otro pero es más de la práctica cotidiana. Tiene que ver con la información que damos a los pacientes candidatos a DAI. Los cardiólogos no somos los fontaneros de nuestros pacientes (o no sólo eso); somos y debemos seguir siendo sus consejeros. Y aquí ni los estudios (la “evidencia”) ni las guías no nos lo aclaran todo. A muchos pacientes se les plantea simplemente la implantación del DAI como una terapia que les va a “resucitar” y salvarles la vida. Lógico que se apunten sin rechistar. Otras veces se les dice con cierto tonillo de suficiencia que “está en el protocolo”, mágica frase que creemos explica todo, que no significa en realidad nada pero ante la que los pacientes no se ven en situación de argumentar. Y nos quedamos satisfechos y convencidos de que estamos salvando otra vida.

Pero en otros casos hay que ir más allá. Algunos pacientes agradecerían que les dijéramos con todo cariño -pero también con toda claridad- que en las fases avanzadas de la insuficiencia cardiaca sistólica la muerte les puede venir de tres formas principales: 1) súbitamente; 2) por progresión de la insuficiencia cardiaca hasta fases terminales; y 3) de cáncer (algo cínicamente podríamos decir que tal sería nuestro objetivo como cardiólogos: que el paciente se muera lo más tarde posible y no del corazón; y la otra alternativa más probable es el cáncer). De esos tres tipos, los DAI evitan la primera, por lo que quedan las otras dos. Y hay pacientes que elegirían la muerte repentina porque creen que es misericordiosa (la familia y los médicos no tanto). Las otras alternativas son muy penosas a veces y los pacientes las temen. Inclusive hay cada vez más preocupación y, claro, directrices sobre a quiénes y en qué momento hay que desconectar los DAI. 

Advertencia

CARDIOLOGÍA HOY es el blog de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), un foro abierto sobre actualidad médico-científica. Los contenidos publicados en este blog están redactados y dirigidos exclusivamente a profesionales de la salud. Las opiniones vertidas en este blog corresponden a los autores de los artículos y no necesariamente reflejan la opinión de la SEC. El Comité TIC de la SEC no aceptará artículos y comentarios al margen de este contexto formativo y de actualización de las evidencias clínicas. Más información sobre las Normas de comportamiento del blog.

¿Te ha gustado el artículo?

Compártelo en las redes sociales:
Colabora enviando tu artículo: Contacta con nosotros

Blog Impulso Vital - Fundación Española del Corazón

Cinco preguntas (y sus respuestas) sobre insuficiencia cardiaca

Cinco preguntas (y sus respuestas) sobre insuficiencia cardiaca

26 febrero 2020
La insuficiencia cardiaca es la primera causa de hospitalización por encima de los 65 años en...
Cocinar con corazón: cómo prevenir la enfermedad cardiovascular desde los fogones

Cocinar con corazón: cómo prevenir la enfermedad cardiovascular desde los fogones

19 febrero 2020
Los hábitos que gran parte de la población mantiene a la hora de comer no están beneficiando a...
En esto consiste la rehabilitación cardiaca

En esto consiste la rehabilitación cardiaca

11 febrero 2020
¿Cambia la vida después de un infarto? Es la pregunta que se hacen la mayoría de los pacientes....
Así es posible cuidar la salud cardiovascular durante el tratamiento contra el cáncer

Así es posible cuidar la salud cardiovascular durante el tratamiento contra el cáncer

05 febrero 2020
El cuidado cardiovascular de los pacientes con cáncer no es una preocupación nueva. Fue la razón...

Socios estratégicos