Noticias cardiología

Congreso SEC

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

041

La insuficiencia cardiaca es un diagnóstico frecuente al alta hospitalaria, y su correcta codificación es fundamental para obtener datos epidemiológicos que permitan mejorar el conocimiento y manejo de esta enfermedad.

Por este motivo, durante el Congreso SEC, se han presentado los datos de un estudio sobre insuficiencia cardiaca dentro del conjunto de trabajos de investigación en resultados de salud de la asistencia cardiológica vinculados al proyecto RECALCAR.

Este estudio, recoge los datos de todas las altas hospitalarias por insuficiencia cardiaca en España en 2012-2013 registradas en el CMBD, analizando la calidad de la codificación de la misma. Y los resultados son mejorables. "La codificación actual de la insuficiencia cardiaca al alta hospitalaria es deficitaria, especialmente por el alto número de casos de insuficiencia cardiaca no especificada", explica el Dr. Alberto Esteban Fernández, uno de los autores de este trabajo, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

"El primero que tiene que hacer una adecuada clasificación de la insuficiencia cardiaca y reflejarlo en el informe de alta es el médico responsable del paciente, pero por falta de costumbre o de tiempo, en muchas ocasiones, no se hace", señala este experto. Según los resultados de este trabajo, en los servicios de Cardiología y Medicina Interna, se dan de alta a un número similar de pacientes con insuficiencia cardiaca codificada como sistólica, siendo Medicina Interna el principal responsable del alta de los pacientes codificados como insuficiencia cardiaca diastólica. "La distribución de las altas en los diferentes servicios no refleja necesariamente la realidad, ya que no llega al 10% el número de las altas hospitalarias por insuficiencia cardiaca que se han codificado como sistólica o diastólica, cuando este porcentaje debería ser del 100%. Con esta deficiente codificación es difícil poder sacar conclusiones", concluye el Dr. Esteban.

En concreto, en el estudio se registraron 400.861 hospitalizaciones, de las que 77.652 fueron por insuficiencia cardiaca como diagnóstico principal. La codificación de la insuficiencia cardiaca al alta fue: insuficiencia cardiaca no especificada (76,7%), enfermedad hipertensiva con insuficiencia cardiaca (14,9%), insuficiencia cardiaca sistólica (5,5%), insuficiencia cardiaca diastólica (2,3%) e insuficiencia cardiaca sistólica y diastólica (0,7%).