banner congreso imagen cardiaca 2020

Casos clínicos

Una causa infrecuente de cardiomegalia

| Secciones - Imagen cardiaca -

Un varón de 38 años fue remitido al laboratorio de ecocardiografía de nuestro centro por cardiomegalia global en la placa de tórax (figura 1).

Como único antecedente, el paciente había sido atropellado a los 3 años de edad, por lo que había sido operado de fractura de cadera. Estaba asintomático, en clase functional I/IV y la exploración física era normal, así como el ECG (figura 2).

  • Etiquetas: cardiomegalia, diagnóstico Cardio RM
  • Autores: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Julio Osende, Ignacio Gómez Anta, Miguel Angel García Fernández, Javier Lafuente, Francisco Fernández Avilés
  • Centros: Hospital Gregorio Marañón, Madrid

En el ecocardiograma, los ventrículos eran de tamaño normal (figura 3); se observaba un espacio libre de ecos tras la pared posterior del ventrículo izquierdo sugerente de derrame pericárdico (figura 4). No tenía signos ecocardiográficos sugerentes de taponamiento. Se realizó una RM cardiaca para completer el estudio, ya que la ventana acústica era de mala calidad (equipo Intera 9.0, Philips).

En este estudio se diagnosticó una hernia intrapericárdica de gran tamaño, que contenía colon transverso y epiplon, que se observa claramente en los planos coronales y sagitales (figura 5). Se realizaron adquisiciones en sangre negra potenciada en T1 y T1 con pulsos de supresión grasa, demostrando el importante contenido graso de la hernia (figura 6). La hernia no comprometía la función miocárdica (figura 7 y figura 8, modo cine en planos 4 cámaras, 2 cámaras y eje corto). Se decidió un manejo conservador y el paciente ha permanecido asintomático durante año y medio desde el diagnóstico.

La rotura diafragmática, seguida de hernia intrapericárdica, se debe generalmente a un traumatismo que genera un aumento de la presión intraabdominal; la causa más frecuente son los accidentes de tráfico. El diagnóstico del cuadro puede ser inmediato, si se producen síntomas de taponamiento cardiaco, o más tardío, si los síntomas son leves o inexistentes (retraso medio al diagnóstico: 4.8 años). Este paciente ha permanecido asintomático probablemente durante 35 años. Este caso es un excelente ejemplo de las limitaciones de la ecocardiografía para la evaluación de las enfermedades pericárdicas. La resonancia magnética ofrece un excelente contraste entre las diversas estructuras mediastínicas y además es una excelente técnica para evaluar la integridad del diafragma.