Cardiología Clínica

Se fundó como Grupo de Trabajo de la Sociedad Española de Cardiología en 1990 para representar a aquellos cardiólogos cuyo ámbito de trabajo era la consulta y no tenían una relación directa con el hospital. Su misión inicial fue representar el conocimiento y la forma de trabajo de la cardiología fuera del ámbito hospitalario. Actualmente centra sus esfuerzos en el paciente, como pieza central de todo acto médico, y busca además fortalecer los puentes de unión con la Atención Primaria para que la continuidad asistencial favorezca su calidad de vida y su esperanza de vida.

Actualmente, somos 1277 miembros en la sección, un 14% más que en 2014.


Sobre la sección Hazte socio

La fibrilación auricular (FA) es uno de los principales factores de riesgo para sufrir un ictus isquémico, y además estos ictus tienen peor pronóstico que aquellos de otras etiologías.

La fibrilación auricular (FA) es una entidad tremendamente frecuente, en las últimas guías de FA publicadas en 2016 por la European Society of Cardiology (ESC)1 se nos proporcionan datos interesantes sobre la elevada incidencia y prevalencia de dicha entidad, 1 de cada 4 adultos de mediana edad en Europa y Estados Unidos sufrirá FA a lo largo de su vida; la prevalencia estimada de FA en personas de más de 20 años es del 3%, lo que concuerda con los datos del estudio OFRECE2 en España, que mostró una prevalencia del 4,4% de la población general mayor de 40 años.

Las evidencias procedentes de los ensayos clínicos poseen una gran utilidad y permiten la autorización de un determinado fármaco por las agencias reguladoras. Tienen unos criterios de inclusión y exclusión estrictos, así como un seguimiento estrecho, lo que disminuye el riesgo de que aparezcan posibles factores de confusión. De esta forma permiten valorar la eficacia y la seguridad de un fármaco en condiciones “ideales”. Sin embargo, el paciente de “vida real” no siempre se encuentra representado en los ensayos clínicos. En este contexto, la información procedente de los estudios de práctica clínica es muy importante, ya que permite conocer si la información obtenida en los ensayos clínicos es aplicable a diferentes grupos de pacientes de "vida real"1.