Comunicaciones

Diagnósticos por imagen cardiaca: cada vez menos invasivos

| Secciones - Imagen cardiaca -

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) celebra la reunión anual de la Sección de Imagen Cardiaca, que tiene lugar en el Palacio Europa de Vitoria y reúne a más de 200 expertos en la materia, entre los que se encuentran especialistas en cardiología y en radiología de toda España, así como destacados invitados internacionales.

Hacia el diagnóstico no invasivo

Entre otras novedades, en el encuentro se presentará un estudio que demuestra la utilidad del estudio no invasivo con resonancia magnética (técnica de realce tardío) en los pacientes con taquicardias ventriculares. Este tipo de pacientes sufre rachas de latidos rápidos cardiacos (más de 100 latidos por minuto) originados desde un circuito intraventricular, lo que produce molestias torácicas, desmayos, e incluso muerte súbita.

En el análisis se compararon a 18 pacientes con taquicardia ventricular con una población control de 18 pacientes con infarto crónico, pero asintomáticos, con las mismas características de edad, sexo, localización del infarto y función ventricular izquierda. Se observó que los pacientes con taquicardia ventricular tenían una frecuencia muy superior de canales de tejido heterogéneo en el estudio de la resonancia magnética que el grupo control. Asimismo, se detectó una elevada correlación de los hallazgos obtenidos mediante ambas técnicas (el mapa electroanatómico y la resonancia magnética) en los pacientes con taquicardia ventricular.

Gracias al nuevo uso de la resonancia magnética de realce tardío, que detecta la fibrosis (exceso de tejido conectivo fibroso) y la necrosis miocárdica (muerte celular) a partir de imágenes muy intuitivas con contrastes de colores, es posible proporcionar mucha más información previa al elecrofisiólogo acerca de la distribución de la escara y de los canales. De este modo se logra reducir las irradiaciones a los pacientes y las posibilidades de sufrir complicaciones.

"Nuestro primer objetivo es proporcionar al electrofisiólogo, a partir de una técnica no invasiva, información previa al estudio electrofisiológico acerca de la distribución de los canales responsables de la taquicardia ventricular, facilitando la ablación y por tanto, acortando el procedimiento invasivo", comenta la Dra. Esther Pérez David, miembro de la Sección de Imagen Cardiaca de la SEC, médico adjunto de la sección de cardiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y coautora del estudio.

Formación para lograr mejores estrategias de diagnóstico multimodal

Hoy en día existen muchos métodos para diagnosticar la enfermedad coronaria, la primera causa de muerte por enfermedad en la población española. El electrocardiograma de esfuerzo, la ecocardiografía de estrés, la resonancia magnética nuclear o el TAC son algunas de las últimas tecnologías aparecidas en este campo. Éstas ya están consolidadas en los hospitales de nuestro país. En este sentido, la gran mayoría de los especialistas dominan perfectamente estas técnicas y las utilizan con gran éxito por separado.

El reto actual, y en el que se centra gran parte del programa de esta reunión, es la consecución de una mejor combinación de estas tecnologías (multimodalidad) para obtener la estrategia de diagnóstico más adecuada para cada uno de los pacientes, causando el menor grado de invasión y de molestias al sujeto.

La multimodalidad en las técnicas de imagen, usada correctamente, aporta grandes beneficios en el diagnóstico de las patologías del corazón, pues se puede obtener mucha más información con una única exploración, pero el uso de la multimodalidad ha de mejorar todavía mucho para lograr diagnósticos más coherentes y precisos.

"Aunque hoy en día los especialistas dominamos ampliamente las técnicas de imagen, aún debemos perfeccionar la estrategia a la hora de combinar modalidades. Resulta de vital importancia que los especialistas nos formemos en este aspecto", explica el Dr. Río Jorge Aguilar, presidente de la Sección de Imagen Cardiaca de la SEC, "de este modo lograremos ajustar mejor el uso de estas técnicas de imagen a la medida del problema que presenta cada paciente", aclara el especialista.

Esta necesidad de formación, que se tratará de cubrir a lo largo de la reunión, se hace patente en el uso poco racional de las técnicas de imagen al usarlas simultáneamente. Estudios publicados en The New England Journal of Medicine apuntan que, en los últimos años, en Europa se ha multiplicado por doce el gasto invertido en técnicas de imagen, mientras que en Estados Unidos se ha multiplicado por veinte.

En ocasiones existe un abuso del uso de las técnicas de imagen y se duplican los mismos análisis realizados con distintas técnicas, sin conseguir necesariamente un mejor diagnóstico. También es cierto que en otras situaciones existe un escaso uso de las técnicas de imagen en la detección de enfermedades cardiovasculares, tal y como muestran los estudios presentados por Medicare (el programa de seguro de salud del gobierno de los Estados Unidos), afirmando que cerca del 40% de los pacientes a los que se sometía a una dilatación percutánea por enfermedad coronaria no habían sido expuestos a ninguna prueba de detección de isquemia, lo que se considera una mala práctica acorde con las guías diagnósticas.

"Actualmente resulta fundamental llegar a un consenso para evitar la disparidad en el uso de las técnicas de imagen. A pesar de que existen guías de actuación, la realidad es que el uso de estas técnicas de manera combinada necesita una revisión", afirma el profesor Miguel Ángel García Fernández, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Asociación Española de Imagen Cardiaca.