Blog Actualizaciones Bibliográficas

Implante de DAI en Pacientes con Arritmias Ventriculares Malignas por Angina Vasoespástica

|

Si bien el pronóstico de la angina vasoespástica es favorable bajo tratamiento farmacológico, se han descrito arritmias ventriculares y parada cardiaca como complicaciones raras pero severas. A pesar de que para dichos pacientes en prevención secundaria parece clara la indicación de un DAI, hay muy pocos datos en la literatura acerca de la evolución clínica de los mismos.

Los autores realizan un estudio retrospectivo, observacional y multicéntrico (3 centros) de pacientes portadores de un DAI por arritmias ventriculares y angina vasoespástica documentada mediante test de provocación de acetilcolina. Todos los pacientes analizados presentaron un episodio documentado de FV o TV sostenida rápida, ausencia de historia de ángor o IAM previo, FEVI normal sin anomalías segmentarias, ausencia de estenosis coronarias significativas (>50%) y ausencia de causas reversibles de arritmias ventriculares letales.

Analizan 23 pacientes con un seguimiento medio de 2,9 años, evidenciando 4 episodios de FV y uno de disociación electro-mecánica en un total de 5 pacientes (21,7%). No encuentran ninguna diferencia estadísticamente significativa entre los pacientes con o sin recurrencia. Concluyen que los pacientes con angina vasoespástica y arritmias ventriculares letales son una población con alto riesgo de recurrencia, sin ningún indicador fiable que permita predecir la misma. Por tanto, estaría indicado, conjuntamente con el tratamiento farmacológico para el vasoespasmo, la implantación de un DAI tras el primer episodio de arritmia ventricular, y no guiados por la presencia o no de síntomas bajo tratamiento farmacológico, dada su pobre correlación con los eventos ventriculares (ninguno de los pacientes con recurrencia presentó dolor torácico antes de la intervención apropiada del DAI)

En una editorial acompañante de Brent Mitchell (JACC 2012;60:914–6) el editorialista enfatiza el hecho de que los eventos registrados en el seguimiento ocurrieron a pesar de un tratamiento óptimo para el espasmo coronario (a pesar de que uno de los pacientes había interrumpido su medicación) y en ausencia de síntomas premonitorios. El hecho de que el riesgo de muerte súbita en la angina vasoespástica no sea transitorio, reversible o evitable a pesar de tratamiento médico coincide con los datos publicados en otros estudios observacionales. Un dato importante a reseñar del estudio es el potencial valor del test de provocación de espasmo coronario en pacientes recuperados de una muerte súbita en los que no se encuentra causa aparente. Aquellos pacientes con espasmo coronario demostrable podrían beneficiarse de la terapia vasodilatadora asociada.

La escasa evidencia y datos en la literatura acerca de esta entidad, infrecuente pero con complicaciones potencialmente letales, aportan relevancia a este estudio a pesar del pequeño número de pacientes incluidos.

 

Clinical Implications of an Implantable Cardioverter-Defibrillator in Patients With Vasospastic Angina and Lethal Ventricular Arrhythmia

Y Matsue et al; J Am Coll Cardiol 2012;60:908–13