Un paciente varón de 43 años acude al servicio de urgencias por un cuadro de dolor torácico opresivo con vegetatismo. el ECG muestra elevación del ST de 3 mm en cara inferior y lateral. Los marcadores bioquímicos fueron positivos (TnI 20 ng/ml; CK 1000 UI/l).

Presentamos una paciente, mujer de 44 años, remitida desde Atención Primaria a nuestra consulta por disnea de esfuerzos ligeros a moderados desde hace 2 años; había sido intervenida de CIA hacía 25 años en otro centro y de varices en miembros inferiores hacía 10 años.

La complejidad de las cardiopatías congénitas y la mala ventana acústica que puede encontrarse con relativa frecuencia en el paciente adulto, requieren en muchas ocasiones de técnicas diagnósticas que aporten información anatómica y funcional adicional a la ecocardiografía, como la cardio-resonancia magnética.

El desarrollo de las nuevas secuencias 3D para estudio de las arterias coronarias por cardio-RM, permite obtener imágenes resolutivas de sus segmentos proximal y medio, sin la necesidad de utilizar contraste paramagnético, de utilidad para la práctica clínica.