Aunque los datos publicados de los estudios multicéntricos avalen que el desfibrilador automático implantable (DAI) mejora la supervivencia de pacientes con disfunción ventricular izquierda e insuficiencia cardiaca moderadamente sintomática, existen todavía algunas cuestiones por resolver sobre el uso generalizado de esta terapia. ¿Cómo se afecta la calidad de vida de los pacientes portadores de DAI que reciben descargas?; ¿Qué beneficio pueden obtener de una terapia tan costosa pacientes con una enfermedad cardiaca evolucionada presumiblemente acabarán falleciendo de insuficiencia cardiaca?.

Durante los procedimientos de ablación de fibrilación auricular en los que la técnica usada es la ablación circunferencial en la aurícula izquierda, la desconexión eléctrica de cada vena pulmonar, constituye un factor determinante en la eficacia de los mismos. Además, la posibilidad de reconexión periprocedimiento o tardía de las venas pulmonares, constituye, entre otros, un factor que igualmente influye en los resultados clínicos.

Pese a no tratarse de un sustrato muy frecuente en los laboratorios de electrofisiología, la ablación de arritmias auriculares y ventriculares desde los senos de Valsalva es un procedimiento realizado e informado en la literatura desde hace años, especialmente en forma de casos aislados o pequeñas series de casos. La relativa rareza de este origen de arritmias, quizás infraestimada, así como la vecindad de estructuras anatómicas relevantes como son los ostium coronarios y la unión auriculoventricular a los potenciales puntos de ablación, hacen singulares y complejos a estos procedimientos.

Pese a no tratarse de un sustrato muy frecuente en los laboratorios de electrofisiología, la ablación de arritmias auriculares y ventriculares desde los senos de Valsalva es un procedimiento realizado e informado en la literatura desde hace años, especialmente en forma de casos aislados o pequeñas series de casos. La relativa rareza de este origen de arritmias, quizás infraestimada, así como la vecindad de estructuras anatómicas relevantes como son los ostium coronarios y la unión auriculoventricular a los potenciales puntos de ablación, hacen singulares y complejos a estos procedimientos.

Durante el implante de un desfibrilador automático (DAI) se debe garantizar la mayor seguridad y el menor riesgo para el paciente. El conocer el umbral de desfibrilación (DFT), es decir, la mínima energía necesaria para realizar una desfibrilación eficaz, conlleva ciertos beneficios, pero no está exenta de riesgos. Algunas de las ventajas de conocer el DFT están relacionadas con la posibilidad de optimizar la programación del dispositivo, asegurando un tratamiento de las arritmias precoz, que origine menor daño miocárdico y que garantice la mayor duración posible del DAI.

Desde hace más de 20 años, se conoce que en pacientes con el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), las arritmias auriculares son frecuentes, si bien hasta muy recientemente no hemos tenido información más detallada sobre tal asociación. Conocemos  que los sujetos con historia de fibrilación auricular (FA) presentan una alta prevalencia de SAOS, y así, en un estudio transversal, Gami et al (Circulation 2004; 110:364-367) encontraron un SAOS en el 49% de 151 pacientes con FA, comparado con un 32% de un total de 373 sujetos sin historia de FA.

La investigación sobre nuevas tecnologías aplicadas al tratamiento intervencionista de la fibrilación auricular (FA), como la crioablación, el láser o los ultrasonidos, pretende minimizar las limitaciones de los métodos actuales. El poder aportar una mayor eficacia, reducir los tiempos del procedimiento, limitar la exposición a radiaciones ionizantes así como evitar las potenciales complicaciones asociadas a la técnica actual, supondría un avance fundamental en el tratamiento de la arritmia con mayor prevalencia en la población general.