Actualidad en cardiología clínica - Mayo 2022

Papel del policomprimido en la prevención de nuevos eventos cardiovasculares

Actualidad en cardiología clínica - Mayo 2022

El tratamiento con el policomprimido cardiovascular consigue mayores tasas de adherencia terapéutica, es coste-efectivo y reduce los factores de riesgo1. Sin embargo, en el siglo XXI debemos exigir a los tratamientos cardiovasculares que mejoren el pronóstico de nuestros pacientes, reduciendo la incidencia de eventos cardiovasculares mayores, ya que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad en Occidente2.

En este sentido, hace escasos meses se presentó en el Congreso Europeo de Cardiología, los resultados del estudio NEPTUNO3, cuyo objetivo fue determinar la efectividad del policomprimido cardiovascular en la incidencia de eventos adversos cardiovasculares mayores. Se trata de un estudio de vida real, con diseño retrospectivo, centrado en el análisis de una base de datos de historias clínicas anonimizadas, entre los años 2015 y 2018. Se incluyó a 6.456 pacientes con una edad de 18 años o más, con enfermedad cardiovascular previa, distribuidos en 4 cohortes homogéneas de 1.614 pacientes, según su tratamiento. Para asegurar la comparabilidad de las diferentes cohortes en estudio, previamente se realizó un pareamiento por puntaje de propensión (propensity score matching).

Incluía una cohorte de casos (nº 1) con pacientes que tomaban el policomprimido (ácido acetilsalicílico [AAS] 100 mg, ramipril en dosis de 2,5, 5 o 10 mg y atorvastatina en 20 o 40 mg), otra cohorte nº 2 con los mismos fármacos y dosis, pero en comprimidos por separado, la nº 3 con medicación equipotente (AAS 100 mg, simvastatina 40/80 mg o rosuvastatina 5/10 mg, enalapril 5-20 mg o valsartán 40-160 mg) y una cuarta cohorte control con tratamiento estándar. La variable primaria fue la incidencia del primer evento cardiovascular mayor (infarto de miocardio, angina, ictus isquémico, accidente isquémico transitorio, enfermedad arterial periférica y mortalidad cardiovascular).

La edad media de la población estudiada fue de 63 años y un 60% eran varones. La cohorte de casos comparada con las cohortes 2, 3 y 4, mostró una reducción estadísticamente significativa en la incidencia de eventos cardiovasculares mayores (19,8% frente al 23,3%, 25,5% y 26,8%, respectivamente; p < 0,001). La incidencia acumulada de eventos cardiovasculares mayores fue menor en la cohorte que recibió el policomprimido frente a las otras tres cohortes: cociente de riesgo (hazard ratio) 1,22 (cohorte 2, p = 0,017), 1,25 (cohorte 3, p = 0,002) y 1,27 (cohorte 4, p = 0,001).

El tiempo hasta el evento también fue mayor en la cohorte del policomprimido frente a las otras tres cohortes (274,8 días frente a 249,2, 226,4 y 217 días, respectivamente; p < 0,001). Además, los pacientes que tomaban el policomprimido mostraron reducciones significativas en las concentraciones de colesterol LDL y en las cifras de presión arterial. Como cabía esperar, el nivel de adherencia fue mayor en esta cohorte. Este estudio nos ofrece datos en práctica clínica habitual, que ponen de manifiesto una menor incidencia de eventos cardiovasculares mayores en una amplia población de pacientes en prevención secundaria, bajo tratamiento con el policomprimido de AAS, atorvastatina y ramipril. Estos prometedores resultados tendrán que ser confirmados por ensayos clínicos aleatorizados con variables de eventos cardiovasculares duros.

De hecho, se encuentra en marcha el ensayo clínico, aleatorizado, SECURE4, que ha sido financiado por el Programa de Investigación e Innovación H2020 de la Comunidad Europea, que evalúa la eficacia del policomprimido frente al tratamiento estándar, en prevención secundaria de eventos cardiovasculares mayores (muerte cardiovascular, infarto de miocardio no fatal, ictus isquémico no fatal y revascularización urgente) en una población de pacientes mayores de 65 años, con un infarto de miocardio tipo 1 reciente. Se han incluido 2.499 pacientes en dos brazos paralelos, uno de tratamiento con el policomprimido y otro de tratamiento estándar. El ensayo se acaba de cerrar, por lo que confiamos conocer sus resultados en breve.

En conclusión, los resultados del estudio de vida real NEPTUNO demuestran una disminución del riesgo de sufrir eventos cardiovasculares mayores en los pacientes en prevención secundaria tratados con el policomprimido cardiovascular, en comparación con los que reciben medicamentos idénticos o equipotentes por separado. Estos pacientes también tienen un mejor control de los factores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial y el perfil lipídico.


Referencias

  1. Castellano JM, Fuster V. Polypill, el policomprimido cardiovascular: del concepto a la realidad en España. Rev Esp Cardiol 2015;15:19-24.
  2. Virani SS, Alonso A, Aparicio HJ, Benjamin EJ, et al. Heart disease and stroke statistics-2021. update: report from the American Heart Association. Circulation. 2021;143:e254–e743.
  3. Gonzalez Juanatey JR, Cordero A, Castellano JM, Masana L, Dalmau R, Ruiz JE, Fuster V. Reduction of cardiovascular events in patients with cardiovascular disease with the CV-polypill: a retrospective and propensity score matching study. European Heart Journal, Volume 42, Issue Supplement_1, October 2021, ehab724.2548, doi.org/10.1093/eurheartj/ehab724.2548.
  4. Secondary Prevention of Cardiovascular Disease in the Elderly Trial (SECURE). ClinicalTrials.gov Identificador: NCT02596126. Disponible en: clinicaltrials.gov/ ct2/show/NCT02596126. Último acceso: 25 de enero de 2022.