Entrevistas y debates

Este artículo tiene más de 1 año de antigüedad

Novedades en antiagregación del congreso AHA 2016

| CardioTV

El presidente electo SEC, doctor Manuel Anguita, ofrece con los doctores Manuel Miralles e Iñaki Lekuona un análisis de lo que los estudios EUCLID y PIONEER, presentados en Nueva Orleans, pueden suponer para la práctica clínica, tanto en pacientes con enfermedad periférica como enfermedad coronaria y fibrilación auricular.

El doctor Miralles, del Hospital Universitari i Politècnic La Fe (Valencia), explica la trascendencia de la enfermedad arterial periférica, con una prevalencia estimada entre un 5 y un 10% en la población general. “Es un marcador muy importante de morbimortalidad cardiovascular, puede ser incluso mayor que la enfermedad coronaria o la cerebrovascular”.

El doctor Anguita echa de menos estudios específicos en este tipo de patologías, ya que todos los datos disponibles sobre los nuevos antiagregantes en esta enfermedad provienen de subanálisis de estudios en enfermedad coronaria. Por ello, resulta tan novedoso el EUCLID, que parte de los estudios PLATO y PEGASUS que sugerían la base en el tratamiento con ticagrelor en estos pacientes. Con el análisis de la muerte cardiovascular, el infarto de miocardio y el accidente vascular cerebral como endpoint primario y una población de 13.885 pacientes, lo más interesante del EUCLID son los criterios de exclusión: el factor más determinante fue presentar resistencia genética por polimorfismos al clopidogrel. Iñaki Lekuona (Hospital de Galdakao, Bizkaia) concluye que el estudio demuestra que no hay diferencia entre el ticagrelor y el clopidogrel en enfermedad arterial periférica, sintomática o no, y da seguridad acerca de que ningún tratamiento arrojó cifras de sangrado importantes. Por tanto, es un resultado negativo para el ticagrelor, pero hay reducción clara del ictus isquémico.

El otro gran estudio presentado es el PIONEER, sobre fibrilación auricular y PCI, que compara tres estrategias: frente al control con antagonistas de la vitamina K más aspirina y antiagregantes, dos estrategias con ribaroxaban a dosis bajas. Con una duración de un año y la seguridad en relación al sangrado como primer endpoint, concluye que ambas opciones de ribaroxaban son claramente superiores a la vitamina K con doble antiagregación. Además, muestra un índice similar de eventos cardiovasculares. En definitiva, abre un nuevo camino con el ribaroxaban como nuevo anticoagulante en estos pacientes cuyo manejo es el más complejo.