Noticias cardiología

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

El ritmo cardiaco anormal, arritmias, es causante de diversas complicaciones relacionadas con el sistema circulatorio que en muchas ocasiones puede derivar en fallecimiento. Es el caso de la muerte súbita, que provoca la muerte de 350.000 personas al año en Europa o la fibrilación auricular, con 800.000 personas que la padecen en nuestro país, que multiplica por cinco el riesgo de padecer un ictus.
 

En pacientes con riesgo de muerte súbita, por haber sufrido anteriormente un infarto, por enfermedades genéticas de los canales iónicos que regulan la transmisión del impulso nervioso en el corazón, y aquellos que han tenido un episodio de muerte súbita y la suerte de haber sido reanimados, se recomienda la implantación de un desfibrilador (DAI), que pueda dar un choque eléctrico en el caso de que el corazón se pare de forma súbita.

La generación de desfibriladores y marcapasos convencionales se debe implantar a través del sistema vascular, lo que aumenta el riesgo de infección, conocida como endocarditis. Esta infección es de muy mal pronóstico porque se ve afectado todo el organismo. Toda infección de un dispositivo de este tipo implica el explante de todo el sistema, añadiendo al riesgo propio de la infección el riesgo de la extracción de cables implantados años antes, normalmente muy adheridos al corazón y los vasos sanguíneos”, explica el presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la SEC, el Dr. Nicasio Pérez Castellano. “En otras ocasiones, estos cables se deben extraer por rotura de los mismos debido al estrés crónico a que están sometidos, debidos al continuo movimiento del corazón”.

Hace pocos años ha aparecido un nuevo tipo de DAI que se implanta íntegramente debajo de la piel, sin ocupar los vasos sanguíneos, y marcapasos sin cables, que son marcapasos miniaturizados que se implantan directamente en el interior del corazón a través de un catéter.

Aun así”, avisa el Dr. Pérez Castellano, “estos desfibriladores no pueden implantarse en los pacientes que necesitan estimulación cardiaca. Es decir, estos desfibriladores están preparados para responder mediante un choque eléctrico ante una parada cardiaca, pero hasta una cuarta parte de los pacientes necesitará, además, que el dispositivo estimule el corazón para regular su ritmo cardiaco o mejorar su contractilidad, función que solo puede lograrse con los desfibriladores convencionales.

Actualmente ya se dispone de una nueva generación de marcapasos, los marcapasos sin cables, con los que se inicia una nueva era en la estimulación cardiaca. Estos marcapasos, diez veces más pequeños que el convencional, aúna en un solo dispositivo el cable y el generador. Además, algunos de estos estos sí que serán compatibles con estos los DAI sin cables, pudiendo suplir las limitaciones de éste en la necesidad de estimulación cardiaca. “El acoplamiento de un marcapasos sin cable a un desfibrilador subcutáneo, que por ahora está en fase de estudio, nos abre las puertas a una nueva forma de tratar las arritmias lentas y rápidas”, explica la Dra. María Luisa Fidalgo Andrés, presidenta de la Sección de Estimulación Cardiaca de la SEC.

Pero en nuestro país, la penetración de estas tecnologías ha sido más lenta que en el resto de países de nuestro entorno. Así, según datos del Registro Nacional de Marcapasos, en el año 2015 se implantaron un total de 77 marcapasos sin cables, lo que corresponde a un total del 1,6% del total de marcapasos convencionales de similares características. A día de hoy, en nuestro país se han implantado un total de 350 marcapasos sin cables. Respecto a los desfibriladores subcutáneos, los números son bastante similares; en 2016 más de 200 pacientes recibieron uno de estos dispositivos en España de un total de 400 unidades. En todas las comunidades autónomas se implantan estos dispositivos, pero con una proporción muy desigual, entre cinco y 50 unidades”, informa la Dra. Fidalgo.

El congreso de arritmias más importante en habla hispana

Ritmo 17 cuenta con más de 1.200 asistentes, lo que lo sitúa como el más importante a nivel mundial en habla hispana en el área de las arritmias y la estimulación cardiaca.

Con ponentes de muy alto nivel y con la participación de sociedades de cardiología de Latinoamérica y de enfermería, el congreso, organizado en el Hotel Melià Castilla de Madrid, cuenta con tres salas simultáneas de contenidos, sobre electrofisiología, estimulación, dispositivos y arritmología clínica.

Otros de los temas que se están tratando a lo largo de estos tres días de congreso es la ablación como tratamiento para la fibrilación auricular, una mesa debate sobre el papel de las nuevas tecnologías como herramienta médica sin vulnerar la ley de protección de datos, la publicación de nuevos registros en el área del ritmo, o las últimas novedades sobre insuficiencia cardiaca, entre muchos otros.

“Busca tu ritmo”, campaña para diagnosticar la fibrilación auricular

Este congreso también tiene espacio para acercarse a la población gracias al taller “Busca tu ritmo” que persigue un mayor conocimiento de la fibrilación auricular, principal causa de ictus; ya que la mitad de los pacientes que padecen este tipo de arritmia no tiene ningún síntoma.

Así, se ha enseñado de manera desinteresada a reconocer las causas y los síntomas de las arritmias y a medirse el pulso. Además, a través de una aplicación móvil se han realizado electrocardiogramas y los cardiólogos han resuelto diversas dudas de los pacientes.

Además de las dos secciones organizadoras del congreso, este taller ha contado con la participación de la Fundación Española del Corazón (FEC) y la Asociación Española de Enfermería en Cardiología.