Cardiología hoy | Blog

Este artículo tiene más de 1 año de antigüedad

Complicaciones graves a largo plazo en supervivientes de endocarditis infecciosa

| Cardiología Hoy

Estudio observacional que evaluó a largo plazo la mortalidad y aparición de eventos mayores (ictus cerebral, infarto de miocardio, arritmias ventriculares, muerte súbita y fallo cardiaco) en pacientes que han sobrevivido a endocarditis infecciosa (EI).

A pesar de las mejorías en antibioticoterapia y cirugía cardiaca, es conocido que más del 30% de los pacientes fallece en el primer año. Aunque la mortalidad a largo plazo (más allá del primer año) de pacientes dados de alta tras una EI ha sido estudiada anteriormente, otros resultados clínicos adversos a largo plazo no habían sido ampliamente analizados.

Se trata de un estudio de cohortes retrospectivo, realizado a partir de la base de datos del sistema nacional de salud taiwanés. Se identificaron 10.116 pacientes hospitalizados por un primer episodio de EI entre enero de 2000 y diciembre de 2009. A todos se les calculó la probabilidad de rehospitalización por EI para aparearlos 1:1 con una cohorte de pacientes dados de alta por otra causa. Finalmente se incluyeron 8.494 en cada cohorte. La edad media de la cohorte EI fue 54,7 años. 65,7% hombre.

Durante un seguimiento global de 4,1 años se observó que los pacientes con antecedentes de EI presentaban, respecto a la cohorte de control, mayor riesgo de ictus isquémico (Hazard Ratio [HR]: 1,59. 95% IC, 2,05-2,43), de ictus hemorrágico (HR: 2,37. 95% IC, 1,90-2,96), de infarto de miocardio (HR: 1,44. 95% IC, 1,17-1,79), de reingresos por insuficiencia cardiaca (HR: 2,24. 95% IC, 2,05-2,43) , de muerte súbita o arritmia ventricular (HR: 1,69. 95% IC, 1,44-1,98) y de muerte por todas las causas (HR: 2,27. 95% IC, 2,14-2,40). Se observó recidiva de la endocarditis en 1.180 pacientes (11,7%) de los cuales un 56% lo hizo en el primer año (n=667). Los factores de riesgo para repetir un episodio de EI fueron edad avanzada, sexo masculino, abuso de drogas y reemplazamiento valvular tras primer episodio de EI.

Los autores concluyen que el riesgo de complicaciones cardiovasculares mayores a largo plazo tras un primer episodio de EI fue sustancialmente mayor que en pacientes sin EI.

Comentario

Se trata del primer estudio en demostrar que los supervivientes de EI presentan más complicaciones mayores (MACE) a largo plazo y un incremento de la mortalidad por todas las causas, respecto a los pacientes sin EI.

Las complicaciones más frecuentes y severas fueron las neurológicas. A pesar, de que el tratamiento antibiótico adecuado disminuye el riesgo de eventos isquémicos, se encontró que el riesgo era 1,6 veces más alto en la cohorte EI. La dificultad para erradicar completamente micro-vegetaciones a pesar de tratamiento óptimo, o los cambios inflamatorios por bacteriemias repetidas que generan lesiones endoteliales aumentando la tendencia trombótica y el riesgo de embolias periféricas podrían ser algunas de las causas de mayor ictus en esta población. Respecto al infarto de miocardio, como ya demostraron en 2007 Manzano MC et al., la mayoría de ellos ocurrieron en las primeras semanas tras diagnosticar la EI probablemente debido a compresión directa de las arterias coronarias por abscesos perianulares o pseudoaneurismas y embolias coronarias.

Estamos ante un estudio que tiene a su favor el haber seleccionado una amplia muestra de una base de datos poblacional que, junto con el cálculo de la probabilidad de rehospitalización para el apareamiento de las cohortes, disminuye la aparición de un sesgo de selección. Además, 8.494 pacientes seguidos durante un periodo de hasta 10 años garantiza un adecuado poder estadístico para el análisis. Sin embargo, presenta algunas limitaciones, como que no se incluyeron en el análisis factores individuales de riesgo cardiovascular como tabaquismo, abuso de alcohol o índice de masa corporal. También, el carácter retrospectivo del mismo que afecta a la calidad de los datos ya que no permite garantizar la uniformidad y el rigor de las mediciones pudiéndose introducir un sesgo de información.

Las guías europeas recomiendan un seguimiento estrecho durante el primer año desde el alta de los pacientes con EI. Los resultados de este estudio apoyan la necesidad de considerar este seguimiento más allá del primer año para vigilar la aparición de eventos mayores.

Referencia

Long-Term Clinical Outcome of Major Adverse Cardiac Events in Survivors of Infective Endocarditis: A Nationwide Population-Based Study
  • Shih CJ, Chu H, Chao PW, Lee YJ, Kuo SC, Li SY, Tarng DC, Yang CY, Yang WC, Ou SM, Chen YT.
  • Circulation. 2014 Nov 4;130(19):1684-91.

Advertencia

CARDIOLOGÍA HOY es el blog de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), un foro abierto sobre actualidad médico-científica. Los contenidos publicados en este blog están redactados y dirigidos exclusivamente a profesionales de la salud. Las opiniones vertidas en este blog corresponden a los autores de los artículos y no necesariamente reflejan la opinión de la SEC. El Comité TIC de la SEC no aceptará artículos y comentarios al margen de este contexto formativo y de actualización de las evidencias clínicas. Más información sobre las Normas de comportamiento del blog.

¿Te ha gustado el artículo?

Compártelo en las redes sociales:
Colabora enviando tu artículo: Contacta con nosotros