Noticias cardiología

La SEC, FENIN y Farmaindustria piden más inversión en Sanidad tras la crisis COVID-19

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

La crisis de la COVID-19 ha tenido un claro impacto sobre los profesionales sanitarios y la industria. Para debatir sobre ello, así como para evaluar los aprendizajes que ha dejado la pandemia y los nuevos escenarios que están por venir, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) organizó ayer un directo online, que pudo seguirse desde las 17:30 horas en su página web (secardiologia.es). El encuentro estuvo moderado por los Dres. Ángel Cequier y Julián Pérez-Villacastín, presidente y presidente electo de la SEC respectivamente, y en él participaron también Mª Luz López-Carrasco Méndez, presidenta de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN); Martín Sellés Fort, presidente de Farmaindustria; el Dr. Andrés Íñiguez, presidente de honor de la SEC; y el Dr. José Luis Zamorano, vicepresidente de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

Infrafinanciación como debilidad y retos futuros

Todos los expertos coincidieron en apuntar a la infrafinanciación sanitaria como una de las principales debilidades del Sistema Nacional de Salud (SNS). “El gasto en sanidad pública en España ha bajado en la última década, representando en 2018 el 6,2% del producto interior bruto (PIB), mientras que en países como Alemania (9,5%), Francia (9%), Bélgica (8%) o Reino Unido (7,5%), que ya partían de niveles de gasto superiores, se ha incrementado”, recordó el presidente de la SEC.
La presidenta de FENIN, Mª Luz López-Carrasco, aseguró durante su intervención que “debemos prestar más atención a nuestro sistema sanitario. Nos enfrentamos a un gran desafío porque partimos de un mayor impacto de la pandemia en nuestro país y una financiación insuficiente de la sanidad”.

El presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, miró hacia adelante y destacó algunas de las lecciones aprendidas de la pandemia para el futuro. “Todo el mundo ha podido comprobar la importancia de tener un sistema sanitario robusto y bien financiado. Para ello deberíamos incrementar su financiación hasta situarse en el 7% del PIB, un punto más que hasta ahora, y así igualarnos con los países de nuestro entorno”. Abogó por que parte de esta financiación sirva para potenciar los recursos que España dedica a I+D. “Nuestro país dedica a I+D el 1,24% del PIB, cuando muchos de los países del entorno dedican más del 2% y cuando la media de la Unión Europea está en el 2,2%. Deberíamos intentar alcanzar estas cifras al menos con la puesta en marcha de un plan a cinco años”. Y remarcó la necesidad de establecer políticas para recuperar parte de la producción de medicamentos que se ha deslocalizado en los últimos años hacia países asiáticos. “Debemos ser capaces de recuperar esa producción y fabricar esos medicamentos y principios activos esenciales en nuestro país”, aseguró.

Por su parte, el presidente de la SEC también destacó como debilidad frente a la crisis COVID-19 que “no hubo una previsión del potencial impacto que sobre el sistema sanitario podía tener el coronavirus ni se hizo una estrategia de previsión desde el punto de vista de equipamientos y de organización”.

En este sentido, el Dr. Íñiguez consideró, como viene recomendando desde hace tiempo la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), que “necesitamos un observatorio de resultados en salud y de alerta epidemiológica eficaces, de forma que nos proporcionen la información y las pautas necesarias para atajar lo más precozmente posible este tipo de situaciones, así como el refuerzo de las medidas de protección”.

En resumen, el SNS estaba en una situación de vulnerabilidad por diferentes razones: una reducción de la inversión en Sanidad en la última década secundaria a la crisis económica, una ausencia de estrategias de planificación previas y una gestión muy politizada sin objetivos claros de eficiencia. Respecto a esto último, el Dr. Zamorano remarcó que es crucial “la profesionalidad de quienes tienen que tomar decisiones”.

Fortalezas: los profesionales sanitarios

Tanto la SEC, como FENIN y Farmaindustria expresaron que los profesionales sanitarios, incluidos los que trabajan en la industria farmacéutica y el sector de la tecnología sanitaria, son la principal fortaleza del sistema.

Desde la SEC recordaron la ejemplar labor llevada a cabo por los profesionales sanitarios, entre quienes las tasas de contagio han representado entre el 15 o el 20-25% de todos los contagios en el momento álgido de la crisis.

El presidente de Farmaindustria destacó el desafío que ha supuesto para la industria farmacéutica hacer frente a esta pandemia, sobre todo en materia de investigación y suministro de medicamentos. “Fuimos considerados un sector esencial desde el primer día y tuvimos que garantizar el abastecimiento de medicamentos a toda la población. Y para conseguirlo destacó el trabajo de las compañías dentro de España, a través de las más de 80 plantas de producción, y fuera, asegurando las compras en un entorno muy difícil en el mercado mundial”.

En investigación subrayó el protagonismo de España, que es el primer país europeo y el cuarto del mundo en ensayos clínicos de medicamentos contra el coronavirus, y afirmó que las compañías trabajan para atraer ensayos con vacunas.

La presidenta de FENIN quiso destacar a los profesionales que trabajan en las compañías fabricantes y distribuidoras de productos esenciales que, durante el estado de alarma, han trabajado sin descanso para conseguir el máximo abastecimiento incluso por encima de sus posibilidades. La respuesta del sector ha sido unánime a la hora de buscar soluciones.

Además, destacó que “el sector de cardiología es un sector importante y punta de lanza en la incorporación de tecnología sanitaria donde se ha producido un salto cualitativo y cuantitativo en cuanto a técnicas y dispositivos que, además de aumentar la supervivencia de los pacientes, reducen complicaciones y evitan hospitalizaciones, con lo que ello supone en ahorro de costes. Porque la tecnología sanitaria es clave por lo que aporta en términos de eficiencia y sostenibilidad al sistema”.

Los Dres. Cequier y Pérez-Villacastín terminaron recordando las propuestas de mejora expresadas a lo largo del encuentro:

1. Elevar el presupuesto sanitario en la medida de nuestras posibilidades.
2. Tomar decisiones en función a los resultados en salud, para lo que es necesario establecer sistemas de digitalización e información.
3. Basar las decisiones en fundamentos científicos refrendados a través de sociedades científicas y agencias estatales independientes, evitando así los avatares políticos.

Echarnos la culpa no tiene sentido. Lo que tiene sentido es ponernos a trabajar cuanto antes para implementar las mejoras propuestas”, concluyó el Dr. Pérez Villacastín.