Noticias cardiología

Las intervenciones coronarias percutáneas cayeron un 10,1% en 2020, situándose en niveles de 2015

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

Las intervenciones coronarias percutáneas (ICP), que son aquellas destinadas a restablecer el flujo sanguíneo en las arterias, cayeron un 10,1% durante 2020, situándose en niveles de 2015. Así lo ponen de manifiesto los datos del Registro Español de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista correspondientes al año de la pandemia de la COVID-19, llevado a cabo por la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (ACI-SEC) y publicado en Revista Española de Cardiología (REC).

Sin embargo, como explica el Dr. Rafael Romaguera, primer firmante del trabajo:Esta disminución es menor de la esperada. Durante las primeras semanas de confinamiento se registró un descenso mucho mayor, pero cuando terminó la primera ola se produjo un rebote de la actividad”.

Caída generalizada en la mayor parte de procedimientos

El registro ha permitido poner en conjunto la totalidad de procedimientos de cardiología intervencionista realizados en España durante 2020, observándose una notable disminución del volumen de actividad de la mayor parte de ellos.
De entre todos los procedimientos, los que mayores descensos registraron fueron las intervenciones percutáneas no emergentes y los cateterismos diagnósticos.

Por el contrario, los que menor caída sufrieron fueron algunos procedimientos estructurales como el implante percutáneo de la válvula aórtica (TAVI), del que se registró una caída de solo un 0,9%, mientras que otros incluso se incrementaron. Es el caso de la reparación mitral con clip, y el cierre del foramen oval permeable, con subidas del 13,8% y del 19,4% respectivamente.

Heterogeneidad entre comunidades autónomas

Otra de las principales conclusiones del registro es la marcada heterogeneidad que se viene consolidando a lo largo de los años entre las diferentes comunidades autónomas en cuanto a la penetración de tratamientos con demostrado impacto pronóstico, como la angioplastia primaria, la guía de presión o el TAVI.

“Algunas comunidades como Navarra, Aragón, Asturias, País Vasco y Madrid se acercan a la media europea de una guía de presión por cada cinco intervenciones coronarias percutáneas, mientras que otras como Castilla-La Mancha, Canarias, Baleares y Andalucía realizan menos de una por cada 12 ICP”, destaca el Dr. Rafael Romaguera.

También resulta llamativo el caso del TAVI. La estenosis aórtica grave es la enfermedad más frecuente en la edad adulta, afectando a un 5% de los mayores de 65 años y con una mortalidad del 97% a los cinco años. Las guías de práctica clínica dan al TAVI una fuerte recomendación, a raíz de la efectividad demostrada en estudios recientes.

“Sin embargo, nuestro registro pone de manifiesto que, si bien regiones como Galicia o Cantabria superan ampliamente la media europea de 141 TAVIS por cada millón de habitantes, la gran mayoría se encuentra por debajo. Resultan especialmente llamativos los casos de Aragón y La Rioja, que no llegan a las 50 TAVIS por cada millón de habitantes”, termina el Dr. Romaguera.