Noticias SEC y Entrevistas

"El residente de cardiología que comienza a pasar consulta se encuentra desbordado"

| Comunicación - Comunicación - Noticias SEC

La Dra. Ana Isabel Huelmos, codirectora junto al Dr. Miguel Leiva, del curso Casa del Corazón “Casos Clínicos de mi consulta de cardiología', nos presenta esta sesión presencial orientada a aquellos residentes y jóvenes cardiólogos que pueden encontrarse ante distintas situaciones en consulta.

¿Qué tipo de casos se abordarán en este curso?
Se hará un repaso de los casos clínicos más significativos de cada una de las áreas cardiológicas, gracias a la colaboración de una serie de cardiólogos de ámbito nacional expertos en cada tema.
¿Cómo tratar al paciente que acude por primera vez a la consulta de cardiología?
Cuando el paciente acude por primera vez al cardiólogo lo hace, generalmente remitido por el médico de atención primaria, por presentar uno de los cuatro síntomas cardinales cardiológicos: fatiga, dolor torácico, mareo/síncope o palpitaciones. El cardiólogo tiene que saber hacer el diagnóstico diferencial entre todas las patologías que pueden dar lugar a estos síntomas. Además debe valorar correctamente si el origen puede ser grave y saber indicar las pruebas oportunas para llegar al diagnóstico de la patología subyacente e indicar el tratamiento pertinente.
¿Cuáles son las principales preguntas con las que suele encontrarse un cardiólogo en sus primeras consultas? ¿Cómo abordarlas?
El residente de cardiología que comienza a pasar consulta, en la mayoría de las ocasiones y en sus primeras veces, se encuentra desbordado porque tiene que integrar todos los conocimientos adquiridos hasta ese momento y además hacerlo con rapidez mental, pues el tiempo asignado a cada paciente es, a veces, justo. El residente no puede retrasarse en la consulta de forma excesiva porque el paciente actual es bastante inquisitivo. Además, el residente debe mostrar seguridad en sus juicios y actuaciones para no crear incertidumbre en el paciente.
¿Qué debería saber todo residente y cardiólogo joven?
El residente y cardiólogo joven debe tener amplios conocimientos de la patología cardiovascular y saberlos poner en práctica; debe dominar los diagnósticos diferenciales; saber pedir las pruebas diagnósticas oportunas, basadas en razonamiento y no de forma superflua o porque el paciente, en algunos casos, lo demande; debe saber el tratamiento adecuado a cada patología y a cada paciente. Igualmente, en el caso de las valvulopatías, debe saber el momento idóneo para enviarle a cirugía cardiaca. Si bien el residente no es el responsable máximo, el cardiólogo joven sí lo sería, por lo que debe estar muy preparado. Debe conocer también el perfil del paciente actual, un paciente que está muy informado y que le gusta participar de su proceso de enfermedad. Finalmente, un residente y un cardiólogo joven tiene que tener suficiente humildad para pedir ayuda u opinión a otros colegas cardiólogos en casos de dificultad.
¿Por qué es tan importante este tipo de cursos para los futuros cardiólogos? ¿Cómo se traducirá esta formación en la práctica clínica?
Este tipo de cursos son importantes para los futuros cardiólogos porque servirán de entrenamiento para su futura consulta de cardiología con pacientes reales.
¿Qué es lo más extraño que pueden encontrarse en sus primeros años en consulta?
Hay casos que son relativamente infrecuentes y que si te coinciden en la consulta, a mi como a cualquier médico, nos gusta diagnosticar y que no se nos pase inadvertido. Podría ser por ejemplo una miocardiopatía no compactada en sus primeras fases o una miocardiopatía hipertrófica apical, que en un ecocardiograma no se detecta. Hay otros casos de diagnóstico fácil pero muy crónicos, como por ejemplo una miocardiopatía isquémica que nos obligan a indicar los tratamiento correctos, tanto médicos como dispositivos y que el cardiólogo clínico tiene que conocer para que el paciente mejore su sintomatología y su pronóstico.