Noticias cardiología

Biomarcadores: una solución durante la pandemia para controlar a pacientes oncológicos de bajo riesgo cardiovascular

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

El Grupo de Trabajo de Cardio-Oncología de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Internacional de Cardio-Oncología (ICOS) organizan el I Congreso Internacional Virtual de Cardio-Oncología (VCOS). El encuentro se celebra este jueves 1 de octubre y cuenta con el aval de las Sociedades Españolas de Oncología Médica (SEOM), Hematología y Hemoterapia (SEHH), Oncología Radioterápica (SEOR) y la Asociación Argentina de Cardio-Oncología (ACORA). Se trata de la primera reunión internacional sobre este tema, en la que participan todas las sociedades científico-médicas implicadas en el manejo de la cardiotoxicidad en pacientes con cáncer. Tal y como explica la Dra. Teresa Fernández López, coordinadora del Grupo de Trabajo de Cardio-Oncología de la SEC, “el congreso aportará una visión desde todas las perspectivas entendiendo la cardio-oncología como una estrategia global. Y es que, cada vez más, se están haciendo esfuerzos para que existan protocolos uniformes o forma de actuar homogéneas a nivel mundial. Este congreso es prueba de ello”.

En la cita, se debatirá extensamente sobre los protocolos específicos de cardio-oncología durante la pandemia de la COVID-19, que ha puesto de manifiesto la necesidad de reorganizar la vigilancia de los tratamientos oncológicos.

Se sabe que estos tratamientos adelantan unos 20 años la edad de riesgo vascular, lo que conlleva que uno de cada tres pacientes con cáncer termine desarrollando complicaciones cardiovasculares.

El Dr. Javier de Castro, jefe de Sección de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz de Madrd, vocal de la junta directiva de SEOM y representante de SEOM del Grupo de Trabajo de Cardio-Oncología, indica que “durante la pandemia COVID-19, los pacientes oncológicos no solo han sufrido el riesgo de la propia COVID, sino que han visto restringida su atención global, por lo que el esfuerzo de coordinación multidisciplinar ha sido muy importante especialmente en este campo de la cardio-oncología”.

Y es que, “además de tratar la COVID-19, hay que asegurar que se cubren las necesidades urgentes de salud. Muchos tratamientos oncológicos no se pueden aplazar y desde todas las unidades de oncología y hematología se han hecho esfuerzos para seguir garantizando los tratamientos oncológicos. Sin embargo, hay que hacer también un esfuerzo para que estos pacientes tengan una monitorización adecuada de la cardiotoxicidad, valora la Dra. López Fernández.

Por eso, la ICOS ha elaborado un documento en el que apoya el uso de biomarcadores frente a las técnicas de imagen para llevar a cabo ese seguimiento, principalmente en pacientes con cáncer de bajo riesgo cardiovascular. En los pacientes con riesgo moderado-alto se mantienen las recomendaciones estándar.

Inmunoterapia y anticoagulación

En el congreso también se hablará de las últimas novedades en inmunoterapia y anticoagulación. La inmunoterapia ha supuesto una revolución en el tratamiento del cáncer y cada vez se aplica a más tipos de tumores. “Se utilizan fármacos que estimulan al propio sistema inmune del paciente para facilitar que luche contra el tumor, sin embargo, en ocasiones se asocian a efectos secundarios, cardiovasculares como miopericarditis y arritmias de manejo complejo”, detalla la cardióloga. Aunque estas complicaciones son conocidas, todavía no hay unos protocolos claros sobre cuál es la mejor forma de monitorizarlas. En este sentido, la SEC y la SEOM han puesto en marcha un registro nacional que permitirá esclarecer los protocolos óptimos de monitorización en vida real para prevenir la toxicidad cardiovascular por inmunoterapia.

“Los avances actuales en el tratamiento del cáncer, basados principalmente en las nuevas tecnologías y en terapias innovadoras como la inmunoterapia y las terapias dirigidas, han permitido aumentar la supervivencia de los pacientes de manera significativa. Sin embargo, estos nuevos tratamientos no están exentos de complicaciones cardiovasculares, diferentes a las ocasionadas por la quimioterapia convencional. Por ello, un mejor conocimiento y un seguimiento adecuado de la salud cardiovascular es clave para conseguir la mejor calidad de vida de los supervivientes de cáncer. Y, por tanto, la colaboración entre oncólogos y cardiólogos es fundamental para conseguir la mejor atención al paciente oncológico”, asegura el Dr. Javier de Castro.

Respecto a la anticoagulación, la Dra. López Fernández apunta que “en el último año se han publicado varias guías que apoyan el uso de anticoagulantes orales de acción directa, en lugar de heparinas o sintrom, en pacientes oncológicos, con unos resultados muy buenos”. Esto supone un cambio de paradigma en el manejo de la trombosis y el cáncer.

El I Congreso Internacional Virtual de Cardio-Oncología es la antesala de un congreso internacional presencial en esta materia que está previsto para 2022 y que es fruto de un acuerdo del Grupo de Trabajo de Cardio-Oncología de la SEC-SEOM y la ICOS.

De Castro añade que “la realización de esta reunión internacional pone de manifiesto la relevancia de este área de trabajo, una apuesta más de los oncólogos y de SEOM por mantener colaboraciones con otras especialidades y por trabajar por mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes”.