Noticias cardiología

Congreso SEC La denervación arterial pulmonar no se asocia a una mejoría de los parámetros hemodinámicos en un modelo animal de hipertensión pulmonar postcapilar crónica

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

La hipertensión pulmonar es una enfermedad prevalente y con escasas alternativas terapéuticas. En concreto, no existe ningún tratamiento específico con eficacia probada para la hipertensión pulmonar secundaria a cardiopatía izquierda. Por otra parte, la hipertensión pulmonar crónica se asocia con un aumento del tono simpático, lo que conlleva efectos hemodinámicos y vasculares adversos a nivel pulmonar. La denervación endovascular de la arteria pulmonar (con un catéter de radiofrecuencia) se ha propuesto como un posible tratamiento para estos pacientes, pero su base científica se sustenta únicamente en varios estudios experimentales en modelos agudos de hipertensión pulmonar (que no reproducen la enfermedad en humanos) y un ensayo clínico no aleatorizado.

El estudio ‘Efecto hemodinámico y funcional de la denervación arterial pulmonar en un modelo experimental porcino de hipertensión pulmonar crónica’, finalista al premio a mejor comunicación del Congreso SEC 2017, es una prueba de concepto del efecto de la denervación de la arteria pulmonar usando un abordaje quirúrgico con pinzas de radiofrecuencia en un modelo animal traslacional de hipertensión pulmonar postcapilar crónica.

“Para ello, realizamos un estudio exhaustivo del efecto de la denervación arterial pulmonar empleando herramientas diagnósticas clínicas, como son el cateterismo cardiaco derecho, resonancia magnética cardiaca y tomografía computarizada. Además, evaluamos las diferencias en los niveles plasmáticos de noradrenalina, la transmuralidad de la lesión producida a nivel histológico y los cambios a nivel del remodelado vascular pulmonar con esta terapia”, explica la Dra. Inés García-Lunar, primera firmante del estudio. "En nuestro estudio, a diferencia de los publicados previamente, hemos realizado la denervación con pinzas de radiofrecuencia usando un abordaje quirúrgico abierto en lugar de la estrategia con catéter con el objetivo de conseguir una interrupción completa en la inervación simpática pulmonar", añade.

El resultado principal es que la denervación arterial pulmonar no se asoció a una mejoría de los parámetros hemodinámicos (presiones, resistencias pulmonares y gasto cardiaco) tras 8 y 12 semanas de seguimiento. “De hecho, en los animales denervados observamos mediante resonancia magnética cardíaca una tendencia a remodelado biventricular adverso (mayor dilatación e hipertrofia de cavidades) a medio plazo”, detalla la Dra. García. No hubo diferencias significativas, en general, en el resto de parámetros estudiados.

“Nuestro estudio demuestra que en un modelo porcino de hipertensión pulmonar postcapilar crónica no hay un efecto beneficioso de la denervación arterial pulmonar por lo que, en ausencia de nueva evidencia, no debe usarse como tratamiento para los pacientes con esta enfermedad, fundamentalmente en hipertensión pulmonar secundaria a cardiopatía izquierda”, concluye la experta.

“Es esencial que las terapias que ofrezcamos a este subgrupo especialmente delicado de pacientes tengan una eficacia contrastada, más todavía si se trata de procedimientos intervencionistas (como es el caso), que no están exentos de complicaciones”.