Sanofi y Regeneron anuncian la autorización de Praluent® (alirocumab) en la Unión Europea para el tratamiento de la hipercolesterolemia

| Actualidad - Notas de Socios Estratégicos

Praluent estará disponible en dos posologías: autoinyección de 75 mg o 150 mg cada dos semanas

París y Tarrytown (Nueva York), 28 de septiembre de 2015.— Sanofi y Regeneron Pharmaceuticals, Inc. han anunciado hoy que la Comisión Europea (CE) ha concedido la autorización de comercialización a Praluent® (alirocumab) para el tratamiento del colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL), conocido como "colesterol malo", en determinados adultos con hipercolesterolemia. Praluent es el único inhibidor de la PCSK9 (proproteína convertasa subtilisina/kexina tipo 9) autorizado por la CE que está disponible en dos dosis iniciales administradas en una inyección de 1 ml (75 mg y 150 mg) una vez cada dos semanas, lo cual ofrece dos niveles de eficacia. Los pacientes podrán autoinyectarse Praluent mediante una pluma precargada de dosis única.

"Gracias a que Praluent se presenta en dos concentraciones, los pacientes pueden contar con una administración flexible. En la práctica clínica, esta ventaja permitirá a los médicos personalizar los tratamientos en función de las necesidades hipocolesterolemiantes de cada paciente, es decir, según el nivel de colesterol LDL que deban reducir", afirmó el Dr. Michel Farnier, de la Point Medical de Dijon (Francia). "En los ensayos de fase III, la mayoría de pacientes que empezaron con la dosis más baja de Praluent (75 mg) fueron capaces de alcanzar sus valores óptimos de colesterol LDL y mantuvieron el tratamiento a esta dosis durante todo el periodo de evaluación".

La CE autorizó Praluent como tratamiento complementario a la dieta para los pacientes adultos con hipercolesterolemia primaria (hipercolesterolemia familiar heterocigótica [HFHe] e hipercolesterolemia no familiar heterocigótica [HNFHe]) o con dislipidemia mixta: a) junto con estatinas o junto con estatinas y otros tratamientos hipolipemiantes en pacientes que no sean capaces de alcanzar sus valores óptimos de colesterol LDL con la dosis máxima tolerada de estatinas, o b) en monoterapia o junto con otros tratamientos hipolipemiantes para pacientes que sean intolerantes a las estatinas o para aquellos en los que las estatinas estén contraindicadas. Por el momento, el efecto de Praluent sobre la morbimortalidad cardiovascular (CV) no se ha determinado.

El exceso de colesterol es un problema de salud importante extendido por toda Europa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Europa cuenta con la mayor prevalencia per cápita de colesterol alto de todo el mundo (el 54 %), seguida de la Américas definida por la OMS (el 48 %). El colesterol LDL alto es un factor de riesgo grave en las enfermedades cardiovasculares (ECV). Sigue siendo la causa principal de muerte en todo el mundo. Desgraciadamente, a pesar de recibir el tratamiento habitual, el cual incluye estatinas y/o otros tratamientos hipolipemiantes muchos europeos siguen sin tener un control suficiente de su colesterol LDL, incluidos aquellos con HFHe, riesgos CV altos y antecedentes de intolerancia a las estatinas. Es necesario que algunos de estos pacientes reduzcan su colesterol de manera más drástica con otras opciones terapéuticas.

"Nuestro programa clínico está centrado en pacientes con grandes necesidades sin cubrir, muchos de los cuales ya reciben la dosis máxima tolerada de estatinas y/o otros tratamientos hipolipemiantes", declaró el Dr. Olivier Brandicourt, CEO de Sanofi. "Resultó muy emocionante comprobar que gran parte de estos pacientes fueron capaces de alcanzar sus valores óptimos de colesterol a las pocas semanas de añadir Praluent a su pauta posológica, y más aun sabiendo que la mayoría de ellos seguía con niveles de colesterol LDL altos a pesar de haber estado recibiendo tratamiento con otros fármacos hipolipemiantes".

La CE estudió los datos de 10 ensayos clínicos pivotales de fase III (programa clínico ODYSSEY), cinco controlados con placebo y otros cinco controlados con ezetimiba, para otorgar su autorización de comercialización. Dichos datos demostraron que Praluent presentaba una reducción sostenida y sólida de los niveles de colesterol LDL frente a placebo o ezetimiba cuando se añadía al tratamiento habitual que estaba recibiendo el paciente y que incluía la dosis máxima tolerada de estatinas. Todos los ensayos cumplieron su criterio de valoración principal de la eficacia, que consistía en obtener un mayor porcentaje de reducción del colesterol LDL desde el inicio hasta las 24 semanas, en comparación con placebo o ezetimiba. En los ensayos controlados con placebo, las reducciones medias de colesterol LDL desde el inicio hasta la semana 24 en el grupo con Praluent oscilaron entre el 46 % y el 61 %. En el ensayo controlado con ezetimiba de Praluent junto con estatinas de base, el cambio medio en el colesterol LDL respecto al inicio fue del 51 % en la semana 24. En los ensayos de ezetimiba con pacientes que no recibían estatinas, la reducción media de colesterol LDL respecto al inicio en el grupo con Praluent osciló entre el 45 % y el 47 % en la semana 24. Además, un número de pacientes consiguieron unos niveles de colesterol LDL inferiores a 70mg/dL en el grupo de Praluent.

Además, el número de pacientes del grupo con Praluent que alcanzó unos valores de colesterol LDL inferiores a 70 mg/dl (<1,81 mmol/l) en la semana 12 y la semana 24 fue significativamente superior que el número de pacientes de los grupos con placebo o ezetimiba.

"Nos enorgullece poner Praluent a disposición de los pacientes europeos que necesitan una mayor reducción de su colesterol LDL", manifestó el Dr. Leonard S. Schleifer, fundador, presidente y CEO de Regeneron. "Esta autorización ha sido posible gracias al duro trabajo de nuestros científicos innovadores, quienes convirtieron un hallazgo en genética en un importante nuevo medicamento. Tampoco podemos olvidar a los miles de investigadores dedicados y a los pacientes que decidieron participar en los estudios".

En ocho ensayos, los pacientes iniciaron el tratamiento con la dosis de 75 mg de Praluent cada dos semanas y, en la semana 12, se ajustó su dosis al alza hasta 150 mg cada dos semanas siempre que fuera necesario para alcanzar los valores de colesterol LDL especificados en el protocolo. Los pacientes que iniciaron el tratamiento con la dosis de 75 mg de Praluent cada dos semanas experimentaron una reducción media de colesterol LDL respecto al inicio que oscilaba entre el 44,5 % y el 49 % en la semana 12. La mayoría de los pacientes alcanzaron sus valores óptimos de colesterol LDL preespecificados con la dosis de 75 mg y mantuvieron el tratamiento a esta dosis. En otros dos ensayos en los que los pacientes iniciaron el tratamiento con la dosis de 150 mg de Praluent, la reducción media de colesterol LDL respecto al inicio fue del 63 % en la semana 12. En el ODYSSEY LONG TERM, el ensayo de fase III controlado con placebo que ha evaluado Praluent hasta la fecha, las reducciones del colesterol LDL se mantuvieron durante 78 semanas.

La capacidad de Praluent de reducir los episodios CV mayores se está estudiando en el ensayo ODYSSEY OUTCOMES, aún en curso, y sus resultados se esperan para 2017. En los análisis finales preespecificados del ODYSSEY LONG TERM, los episodios CV mayores confirmados por adjudicación se notificaron en el 1,7 % de los pacientes del grupo con Praluent y en el 3,3 % de los pacientes del grupo con placebo. El cociente de riesgos instantáneos fueron calculados post-hoc [hazard ratio, HR] = 0,52; IC del 95 %, de 0,31 a 0,90). En los análisis pre especificados de los estudios de fase III conjuntos, los episodios CV mayores se notificaron en el 1,6 % de los pacientes del grupo con Praluent y en el 1,8 % de los pacientes del grupo de control, que incluía placebo o ezetimiba (HR = 0,81; IC del 95 %, de 0,52 a 1,25).

En todos los ensayos de fase III, la mortalidad por todas las causas fue del 0,6 % en el grupo con Praluent y del 0,9 % en el grupo de control, siendo los episodios CV la causa de muerte principal en la mayoría de estos pacientes.

En los ensayos clínicos, Praluent presentó una buena tolerabilidad en general y contó con un perfil de seguridad aceptable. En los ensayos clínicos, las reacciones en el lugar de la inyección —entre las que figuran el eritema/enrojecimiento, el picor, la hinchazón o el dolor/dolor a la palpación— fueron los acontecimientos más frecuentes (el 6 % con Praluent frente al 4 % con placebo). La mayoría de las reacciones en el lugar de la inyección fueron pasajeras y de intensidad leve. La tasa de interrupción del tratamiento a causa de las reacciones en el lugar de la inyección fue parecida en los dos grupos (el 0,2 % con Praluent y el 0,3 % en los grupos de control). Los acontecimientos adversos que se notificaron con más frecuencia en los pacientes tratados con Praluent que en los grupos con placebo fueron los signos y síntomas en las vías respiratorias altas (resfriados) y el prurito (picor).

En julio, las compañías anunciaron que el uso de Praluent había sido autorizado en los EE. UU. como tratamiento complementario a la dieta y a la dosis máxima tolerada de estatinas en los adultos con HFHe o ECV ateroesclerótica, quienes necesitan una mayor reducción de su colesterol LDL. El efecto de Praluent sobre la morbimortalidad cardiovascular no se ha determinado.