Noticias SEC y Entrevistas

En busca del antiagregante más óptimo en pacientes diabéticos con cardiopatía isquémica en fase estable

| Comunicación - Comunicación - Noticias SEC

Dr. José Luis Ferreiro

Durante el ESC Congress de Barcelona se presentaron los resultados del estudio TICS-DM, un estudio farmacodinámico aleatorizado con diseño cruzado que trataba de comparar el efecto antiagregante plaquetario de ticagrelor frente a clopidogrel en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 y cardiopatía isquémica conocida en fase estable y en tratamiento de base con ácido acetilsalicílico.

Después del reclutamiento de los pacientes, se aleatorizaron los pacientes a recibir tratamiento con ticagrelor frente a clopidogrel (ambos con las dosis de carga y de mantenimiento habituales) y se tomaron muestras sanguíneas basales, a las 2 horas, a las 24 horas y a la semana de inicio de tratamiento para realizar los test de función plaquetar. Tras un periodo de “lavado”, se “cruzaban” los tratamientos de tal modo que los pacientes que recibieron inicialmente ticagrelor pasaron a recibir clopidogrel en este segundo periodo y viceversa”, explica el doctor José Luis Ferreiro, coordinador principal del estudio.

Las ventajas e inconvenientes de ticagrelor frente a clopidogrel vienen dados por la diferente potencia antiagregante de cada fármaco. “Dado que ticagrelor produce una inhibición plaquetaria superior,  es más efectivo a la hora de prevenir eventos isquémicos recurrentes en pacientes con cardiopatía isquémica, con la contrapartida de poder aumentar ligeramente el riesgo de sangrado. Aunque se ha especulado con otros efectos de ticagrelor diferentes a los que produce a través de su diana terapéutica plaquetar (el receptor P2Y12) que podrían ser beneficiosos en pacientes con cardiopatía isquémica, este aspecto todavía es cuestionable”, apunta el especialista.

Así, los resultados obtenidos del estudio TICS-DM, promovido por la Agencia de Investigación de la SEC (AISEC), mostraron un beneficio farmacodinámico importante de ticagrelor, evidenciándose una inhibición plaquetar más rápida (a las dos horas más del 70% de los pacientes con ticagrelor ya presentaban una respuesta adecuada)  y potente, tanto con la dosis de carga como con la de mantenimiento, que la obtenida con clopidogrel. Además, la tasa de pacientes con respuesta subóptima a ticagrelor fue prácticamente inexistente (nula con la mayoría de los tests empleados), lo que supone una ventaja relevante respecto a clopidogrel.

Se puede concluir, por lo contundente de los resultados, que ticagrelor es más potente que clopidogrel en este escenario clínico particular. Ahora bien, al tratarse de un estudio farmacodinámico, es importante resaltar que sus resultados deberían refrendarse en estudios con endpoints clínicos. El hecho de tener más datos en escenarios de alto riesgo como el que nos ocupa (pacientes diabéticos con cardiopatía isquémica), sin duda nos puede ayudar a realizar una terapia antiagregante más individualizada, es decir, a elegir el tipo de antiagregante más óptimo para cada pacientes según su perfil individual de riesgo tanto de eventos isquémicos como de eventos hemorrágicos”, puntualiza el doctor Ferreiro.

Y prosigue, “los resultados obtenidos refuerzan los datos presentes hasta el momento en la literatura científica. Eso sí, conviene interpretarlos en relación a los obtenidos en los análisis de subgrupos publicados de pacientes diabéticos de diferentes ensayos clínicos que han evaluado antagonistas P2Y12 potentes como prasugrel (TRITON-TIMI 38 y TRILOGY-ACS) y ticagrelor (PLATO y PEGASUS-TIMI 54). También será muy interesante relacionarlos con los datos clínicos que se obtendrán del ensayo clínico THEMIS, que compara ticagrelor (dosis de 60mg/12h) con placebo en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 y alto riesgo de eventos cardiovasculares y que, probablemente, aportarán más evidencia acerca de cómo manejar de manera óptima el tratamiento antiagregante en estos pacientes”.

En definitiva, el estudio TICS-DM prueba la mayor eficacia antiagregante de ticagrelor en la población de estudio y, por tanto, refuerza la idea de su posible utilización en determinados pacientes en este contexto clínico, siempre teniendo en cuenta el balance entre el riesgo isquémico y hemorrágico de cada paciente.

#FrenarLaCurva