Noticias SEC y Entrevistas

Congreso SEC Escucha y respeto: claves para acompañar en el duelo a las familias de donantes

| Comunicación - Comunicación - Noticias SEC

El 87,1% de las familias españolas accede a donar los órganos de un familiar fallecido, lo que implica solo un 12,9% de negativas. Estas cifras sitúan a España como líder mundial en donaciones y trasplantes por vigesimosexto año consecutivo. El papel que juegan los coordinadores hospitalarios de trasplantes es clave en estos resultados. Tanto que, por ejemplo, cuando un extranjero fallece en España, sus familiares acceden a la donación de órganos con más frecuencia que cuando la defunción se produce en su país.

“Esto es así porque en España damos mucha formación, y de calidad, a los coordinadores. Está claro que la forma en la que te aproximes a la familia del fallecido va a influir claramente en la toma de decisiones, en un momento en el que la familia está bajo un gran impacto emocional. La opción de la donación se plantea en el peor de los escenarios: tras la comunicación de la muerte de un ser querido”, asegura Sara Sánchez Bercedo, coordinadora de trasplantes en la ONT.

La enfermera ha participado en el curso ‘Trasplante cardiaco: donación, coordinación y seguimiento de por vida’, desarrollado durante el Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2018. Durante el encuentro, Sánchez Bercedo ha explicado cuál es el perfil del coordinador hospitalario de trasplantes en España y qué habilidades debe tener. Y es que, tal y como recuerda, “sin donante no hay trasplante”, y es labor de los coordinadores apoyar en el duelo, ya que, “si nos sentimos autorizados a comunicar la peor de las noticias, que es la muerte de un ser querido, debemos tener la capacidad de dar soporte a todas la emociones que se van a desencadenar en la familia”.

El principal objetivo de los coordinadores hospitalarios es ayudar a las familias, donen o no. “La familia se tiene que ir del hospital con la sensación de que se les ha ayudado en el peor de los momentos. La donación también puede ser de ayuda en el duelo de las familias”, reconoce la experta. Un estudio multicéntrico, realizado en Málaga, apunta que el 86% de las familias de donantes expresaron que la donación les había sido de ayuda en el duelo. Sentir que gracias a su generosidad había otras personas viviendo una segunda oportunidad, les fue de gran ayuda dentro del drama de perder a un ser querido.

Causas de las negativas familiares

“En nuestro país somos afortunados, pues de cada 10 familias a las que planteamos la donación, casi ocho dicen que sí”, recuerda la experta. Esto demuestra, además de la excelente formación de los coordinadores, que la sociedad es solidaria y que confía en el sistema de donación y trasplantes de España. Sin embargo, aún queda margen de mejora, porque sigue habiendo pacientes que mueren esperando un órgano.

“La principal causa de negativa familiar en nuestro país es que los familiares no integran que la muerte encefálica es la muerte de la persona y creen que se trata de una situación reversible, como un coma. También destacan otros motivos como el miedo a la desfiguración del cadáver, motivos religiosos o, incluso, enfados con el sistema sanitario”, cuenta la enfermera. En otras ocasiones, el propio fallecido había dejado claro en vida que no quería donar sus órganos.

También hay familias que inicialmente dicen que no, y cuando reciben toda la información algunas de esas negativas se revierten. “De ahí la importancia de que los coordinadores tengan capacidad de respuesta para todas las familias, pues la única decisión que se toma con total libertad es aquella que se adopta con toda la información”, reflexiona Sánchez Bercedo.

Perfil de los coordinadores hospitalarios de donantes

Según la experta de la ONT, “en la actualidad hay unos 330 médicos y 188 enfermeras que ejercen como coordinadores hospitalarios de trasplantes”. Y su perfil es claro: son profesionales mayoritariamente de cuidados intensivos, porque la mayoría de los donantes se encuentran en esas unidades. Así, entre los médicos que ejercen esta figura, el 87% son intensivistas; y entre las enfermeras, el 43% desarrollan su labor en esa área.

“Deben ser profesionales con habilidades de comunicación, respetuosos, sin prejuicios, con motivación, entrega, capacidad de trabajo y resolutivas; también deben ser capaces de buscar soluciones y gestionar el estrés”, comenta la enfermera. Esto último es importante por el tiempo de isquemia del órgano, que les obliga a trabajar bajo presión. “Si el coordinador hospitalario es una persona con cierto peso en el hospital, facilita mucho el proceso, porque hay que movilizar a muchos profesionales dentro del centro para hacer una buena valoración de los órganos y gestionar todo el despliegue de medios implicados en cada operativo de trasplante”, añade.

Desde 1984 se han realizado 7.970 trasplantes cardiacos en España. Sin la generosidad y la solidaridad de los donantes y de sus familias nada de esto habría sido posible.