Noticias cardiología

Congreso SEC Novedades en el tratamiento de los pacientes con taquicardia ventricular catecolaminérgica

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

073

La taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica (TVPC) es una canalopatía cardiaca que se caracteriza por diversas alteraciones en la regulación del calcio intracelular, lo que favorece la aparición de arritmias ventriculares con riesgo de muerte súbita.

Para prevenir las arritmias ventriculares, la recomendación de las guías es implantar un desfibrilador automático (DAI). "El problema es que, al tratarse de una enfermedad rara", explica el Dr. Fernando Wangüemert Pérez, director de Cardiavant Centro Médico Cardiológico de Las Palmas de Gran Canaria, "existe muy poca bibliografía que especifique a partir de qué frecuencia cardiaca debe realizarse la descarga eléctrica; así, hasta ahora, se tenía en cuenta una frecuencia de corte de 200lpm o dos zonas de terapia entre 180 y 200 y 200 y 220lpm, todo ello derivaba en complicaciones importantes de los desfibriladores; uno de ellos, es que las descargas no terminen con la arritmia y el otro es que tenga una descarga inapropiada. En algunos casos, incluso, una descarga inapropiada puede derivar en tormenta arrítmica y la muerte del paciente".

Así, el grupo de trabajo que ha unido especialistas, además de Cardiavant, del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria de Santa Cruz de Tenerife y del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, ha realizado un seguimiento de casi ocho años a uno de los grupos de pacientes más extensos de TVPC a quienes es les había implantado un DAI monocameral y programado una sola zona de terapia con una frecuencia cardiaca de detección >220lpm.

"Lo que hemos visto tras este seguimiento", apunta el Dr. Wangüemert, "es que el establecer una única zona de descarga a partir de 220lpm consigue descargas más efectivas ya que la mayor parte de estas descargas se realizan en relación con fibrilación ventricular. Cuando la arritmia del paciente es una taquicardia ventricular generalmente cede espontáneamente si le damos tiempo para ello, y con mucha frecuencia el choque es inefectivo e incluso puede degenerar en tormenta arrítmica. Asimismo, las complicaciones derivadas del DAI como, trombosis de la vena o fractura del cable, etc. también son mucho menores que en las series publicadas. Por todo ellos, nuestra recomendación es establecer una única zona de descarga a partir de 220lpm, y plantear implantar DAI unicamerales".