Noticias SEC y Entrevistas

Congreso SEC Consejos para optimizar la prevención de la endocarditis post TAVI

| Comunicación - Comunicación - Noticias SEC

El conocimiento de la endocarditis sobre dispositivos ha evolucionado significativamente en los últimos años. En un simposio del e-Congreso SEC 2020 de la Salud Cardiovascular se ha aportado información actualizada del diagnóstico y tratamiento de la endocarditis infecciosa sobre dispositivos.

La endocarditis infecciosa sobre dispositivos es una entidad relativamente nueva que tiene un impacto clínico importante debido al aumento exponencial en el número de pacientes que son tratados con prótesis percutáneas y dispositivos de estimulación en los últimos años.

A pesar de que la incidencia es relativamente baja, como explica el Dr. Ander Regueiro Cueva, del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínic (Barcelona), “existe un número significativo de pacientes que tendrán esta complicación como consecuencia de la extensión en el uso de los dispositivos a una mayor población”. Además, según añade, “las consecuencias de la endocarditis sobre dispositivos son particularmente graves debido a una elevada morbilidad y mortalidad que, por ejemplo, supera el 50% al año de haber presentado una endocarditis post TAVI.

Incidencia de endocarditis sobre TAVI

En los últimos años se han ido acumulando estudios sobre la presencia de endocarditis en el reemplazo valvular aórtico por catéter. Como ha subrayado en su charla el Dr. Regueiro, desde la publicación de la primera serie grande (con más de 50 pacientes, en mayo del 2015, por parte del Dr. Amat Santos bajo la dirección del Dr. Rodés-Cabau), han aparecido más de 15 estudios que describen la incidencia de endocarditis post TAVI; sin embargo, tal y como admite, “comparar la evolución de la endocarditis en los últimos años utilizando datos de diferentes series es muy complicado, debido sobre todo a las diferencias en la metodología, tales como los diferentes criterios de inclusión y las definiciones de endocarditis post TAVI”. Para solucionar esta disparidad de criterios se considera necesario utilizar definiciones similares en futuros estudios, que evalúen tanto la incidencia como el tratamiento y pronóstico de la endocarditis post TAVI.

Recientemente se ha publicado un estudio que analiza la incidencia y evolución de los pacientes con endocarditis post TAVI utilizando información de pacientes en el sistema Medicare de Estados Unidos de América. En este análisis la incidencia de endocarditis parece que ha ido disminuyendo desde el 2012 hasta el 2017.

Consejos para una óptima prevención

Esta tendencia a la baja podría deberse, en gran parte, a la implementación generalizada de una serie de medidas profilácticas básicas. Como resume el Dr. Ander Regueiro, “la optimización de la prevención de la endocarditis post TAVI pasa por reducir al máximo las intervenciones invasivas no indispensables en personas de edad avanzada y con comorbilidades, efectuar una profilaxis antimicrobiana que cubra también al enterococo y extremar el cuidado en las técnicas de asepsia y antisepsia durante el implante”.

La mayor parte de los pacientes que son tratados con TAVI tienen una edad avanzada y presentan comorbilidades importantes, por lo que frecuentemente necesitan cuidados y atención médica después de la TAVI. En un porcentaje muy elevado de pacientes, la endocarditis post TAVI está asociada al contacto estrecho en el sistema. “Es necesario, por lo tanto, disminuir al máximo las intervenciones invasivas no indispensables en este grupo de pacientes”, recomienda este experto. Además, asegura, “el perfeccionamiento en la técnica de implante, con una disminución en la tasa de marcapasos, sangrados, complicaciones vasculares e insuficiencia peri-valvular, reduciría la necesidad de nuevas intervenciones”.

Por otra parte, se sabe que la microbiología de la endocarditis post TAVI muestra diferencias significativas respecto a la endocarditis en válvula nativa y la endocarditis en válvula protésica quirúrgica. En este sentido, según indica el Dr. Ander Regueiro, “es fundamental tener en cuenta el porcentaje elevado de pacientes con endocarditis secundaria a enterococo y, por lo tanto, utilizar una profilaxis que de cobertura a este microorganismo y no solo a otros patógenos frecuentes (como el estreptococo y el estafilococo)”.

Por último, y a pesar de que existen estudios que no han demostrado una mayor incidencia de endocarditis cuando se compara el sitio de implante de la prótesis (quirófano o sala híbrida vs. sala de hemodinámica), el especialista del Hospital Clínic insiste en que “la técnica de asepsia y antisepsia durante el implante debe ser excesivamente cuidadosa”.

Y una vez presentada, son diferentes las opciones existentes actualmente para hacer frente a la endocarditis sobre TAVI. “Existe una heterogeneidad importante en la presentación clínica de la endocarditis post TAVI, por lo que no hay una respuesta única para este problema”, reconoce el Dr. Regueiro, aunque “lo fundamental es que el manejo de estos pacientes lo realicen grupos multidisciplinares con experiencia en el manejo de la endocarditis infecciosa (endocarditis team).