Noticias cardiología

Congreso SEC De la “sedoanalgesia” a la “analgosedación” en cuidados críticos cardiológicos

| Actualidad - Comunicación - Notas de prensa

004

En el simposio sobre cuidados críticos cardiológicos y generales, se ha profundizado en detallar novedades que han aparecido en los últimos años en el ámbito de la analgesia y la sedación, tema que ha abordado el doctor Jordi Bañeras Rius, del Hospital Universitario Vall d'Hebron (Barcelona).


Curar y aliviar el dolor, buscando el mejor resultado clínico posible, con el menor tiempo y costes son los objetivos primordiales que guían el abordaje médico de los pacientes ingresados en las Unidades de Cuidados Críticos Cardiológicos. En palabras del Dr. Jordi Bañeras, "la sedoanalgesia influye en cada uno de estos objetivos en términos de morbimortalidad".

La posibilidad de disponer de nuevos fármacos, con propiedades tanto analgésicas como sedantes, que permiten mantener a los pacientes confortables, sin ansiedad ni dolor, evitando la sedación profunda, supone una importante mejora en su manejo.

Y estos fármacos están actualmente disponibles en nuestro medio. Según el Dr, Bañeras, "dentro de la analgesia la principal novedad ha sido el remifentanilo, y dentro de la sedación destaca la dexmedetomidina, aunque los dos fármacos tienen propiedades sedoanalgésicas". A pesar de que no se trata de fármacos de reciente comercialización (puesto que llevan más de 5 años en nuestro medio), su introducción en los distintos centros hospitalarios ha sido variable y en algunos tardía.

Adaptarse a los cambios

Pero las innovaciones en el campo de analgesia y la sedación del paciente cardiológico no sólo proceden de la farmacología. Como resalta el Dr. Bañeras, "hemos aprendido en estos últimos años que la monitorización de la analgesia y la sedación con escalas validadas es estrictamente necesaria y que, conjuntamente con protocolos de administración y dosificación, así como con objetivos de sedación ligera y dinámica, influyen claramente en la morbimortalidad de nuestros pacientes".

Atrás quedan algunas prácticas ya totalmente obsoletas, donde el alivio del dolor no era una prioridad. "Queda claro que hay que tratar el dolor con analgesia y la ansiedad con sedación, y que disponemos de fármacos que sólo tratan el dolor, otros que actúan en la ansiedad y otros que comparten ambas propiedades", afirma el experto del Hospital Vall d´Hebrón, quien añade que "si tratamos el dolor, el paciente precisará menos dosis de sedación". Incluso, algunos grupos han pasado del término “sedoanalgesia” a “analgosedación”, para remarcar que el tratamiento del dolor constituye la piedra angular del tratamiento.

La creciente introducción de todas estas novedades en nuestro medio justifica, por lo tanto, la celebración de esta sesión específica de actualización en cuidados críticos cardiológicos y generales. "Era totalmente necesaria", subraya el Dr. Bañeras. En su opinión, "potenciar las sesiones sobre los cuidados de los pacientes agudos cardiológicos es una prioridad".

Y es que, dentro de todo el espectro de la cardiología, la enfermedad en fase aguda representa la piedra angular, tanto por el debut como por la descompensación de una cardiopatía, así como por su morbimortalidad asociada y por los procedimientos diagnósticos y terapéuticos requeridos.