Cardiología hoy | Blog

| Cardiología Hoy

Estudio que analiza la fiabilidad de la troponina ultrasensible para estratificar el riesgo de síndrome coronario agudo en pacientes con insuficiencia renal.

Resumen

La troponina de alta sensibilidad ha mejorado el diagnóstico y la estratificación del riesgo en el síndrome coronario agudo, pero sus concentraciones pueden ser difíciles de interpretar en presencia de insuficiencia renal, y la eficacia diagnóstica de dicho parámetro en este grupo de pacientes es incierta.

Métodos. Estudio multicéntrico que incluyó de manera consecutiva y prospectiva a pacientes con sospecha de síndrome coronario agudo, evaluando el rendimiento de la troponina I (alta sensibilidad) en aquellos con o sin enfermedad renal (definida por un filtrado glomerular <60mL/min/1,73m2).

Se determinó el valor predictivo negativo y la sensibilidad de las concentraciones de troponina por debajo del umbral de riesgo (punto de corte 5 ng/L) en el momento de la consulta. La variable principal de evaluación se definió como el infarto de miocardio de tipo 1, o la muerte de causa cardiaca a los 30 días. Se determinó el valor predictivo positivo y la especificidad en el umbral de diagnóstico de la troponina I [fijado en el percentil 99, es decir, 16 ng/L en mujeres, 34 ng/L en hombres] para el índice de infarto de miocardio tipo 1. Se recogió la incidencia de infarto de miocardio tipo 1 y de muerte cardiaca a un año de seguimiento.

Resultados. De los 4726 pacientes incluidos en el estudio, 904 (19%) tenían insuficiencia renal. Las concentraciones de troponina <5 ng/l en el momento de la consulta identificaron a un 17% de los pacientes con insuficiencia renal como de bajo riesgo para la variable principal de evaluación (valor predictivo negativo, 98,4%; intervalo de confianza [IC] del 95%, 96,0%—99,7%; sensibilidad 98,9%; IC 95%, 97,5%—99,9%), en comparación con un 56% de pacientes sin insuficiencia renal (P <0,001), y con una eficacia diagnóstica similar (valor predictivo negativo, 99,7%, IC 95%, 99,4%—99,,9%, sensibilidad 98,4%; 95 % CI, 97,2%—99,4%). El valor predictivo positivo y la especificidad para valores de troponina superiores al percentil 99 fueron más bajos en pacientes con insuficiencia renal: 50,0% (IC 95%, 45,2% -54,8%) y 70,9% (IC 95%, 67,5% -74,2%), respectivamente, en comparación con el 62,4% (IC 95%, 58,8% -65,9%) y el 92,1% (IC 95%, 91,2% -93,0%) en aquellos sin insuficiencia renal. Al año, los pacientes con concentraciones de troponina superiores al percentil 99 en presencia de insuficiencia renal tenían un mayor riesgo de infarto de miocardio o muerte cardiaca que aquellos con función renal normal (24% versus 10%, razón de riesgo ajustada, 2,19; IC del 95%, 1,54—311).

Conclusión. En pacientes con sospecha de síndrome coronario agudo, la troponina ultrasensible identificó a menos casos con insuficiencia renal como de bajo riesgo, y más como de alto riesgo, pero con una menor especificidad para el infarto de miocardio tipo 1. Independientemente del diagnóstico, los pacientes con insuficiencia renal y concentraciones elevadas de troponina tenían un riesgo 2 veces mayor de sufrir un evento cardiaco mayor que aquellos con función renal normal, y debería considerarse continuar el estudio y valorar tratamientos adicionales.

 

Comentario

En este número de la revista Circulation se publican de manera simultánea dos artículos que analizan la fiabilidad de la troponina ultrasensible como técnica diagnóstica y de estratificación del riesgo en el síndrome coronario agudo. En pacientes con síndrome coronario agudo, la enfermedad renal es común, y está asociada a un mayor riesgo de mortalidad e infarto recurrente. Aquellos con una concentración de troponina <5 ng/L en el momento de la consulta se consideraron de bajo riesgo, con independencia de la función renal, pero sólo 1 de cada 5 pacientes con insuficiencia renal cumplen este criterio de bajo riesgo (con una menor especificidad y valor predictivo negativo), en comparación con más de la mitad de pacientes que presentan función renal normal. Sin embargo, para los pacientes que cumplen este criterio, el riesgo de presentar un infarto a un año es <2%.

Este estudio es de gran interés, porque analiza la fiabilidad de la troponina ultrasensible en pacientes con insuficiencia renal, que es una comorbilidad muy frecuente en la práctica clínica habitual. Una manera de solventar, al menos en parte, los problemas de especificidad de la prueba podría ser establecer diferentes puntos de corte según la severidad de la insuficiencia renal, y el filtrado glomerular. Es una creencia extendida que los niveles más altos de troponina en pacientes con enfermedad renal se deben a una menor excreción renal, pero este concepto es erróneo. La elevación de troponina ultrasensible refleja una enfermedad cardiaca subyacente que precisa un estudio etiológico apropiado.
Con frecuencia existe una desigualdad en la administración de tratamientos con eficacia demostrada en el síndrome coronario agudo al grupo de pacientes con enfermedad renal. En lo relativo a este nihilismo terapéutico, los algoritmos basados en la troponina ultrasensible permitirían mejorar este escenario ya que se ha objetivado que <30% de pacientes con insuficiencia renal fueron tratados con aspirina, un betabloqueante, IECAs o estatinas.

Referencia

High-Sensitivity Cardiac Troponin and the Risk Stratification of Patients With Renal Impairment Presenting With Suspected Acute Coronary Syndrome

  • Miller-Hodges E, Anand A, Shah ASV, Chapman AR, Gallacher P, Lee KK, Farrah T, Halbesma N, Blackmur JP, Newby DE, Mills NL and Dhaun N.
  • Circulation. 2018;137:425-435.

Editorial: The Cardiac Troponin Renal Disease Diagnostic Conundrum: Past, Present, and Future

  • Christopher deFilippi, Stephen Seliger
  • Circulation. 2018;137:452-454

Advertencia

CARDIOLOGÍA HOY es el blog de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), un foro abierto sobre actualidad medicocientífica. Los contenidos publicados en este blog están redactados y dirigidos exclusivamente a profesionales de la salud. El Comité TIC de la SEC no aceptará artículos y comentarios al margen de este contexto formativo y de actualización de las evidencias clínicas. Más información sobre las Normas de comportamiento del blog.

¿Te ha gustado el artículo?

Compártelo en las redes sociales:
Colabora enviando tu artículo: Contacta con nosotros